Te volvemos a ver en campaña para ser diputada.
-La vez pasada competimos sabiendo que era difícil ganar, así que no fue ningún drama perder. Y ahora es bien bonito. La gente me conoce y en estos cuatro años he seguido trabajando en mi distrito.

Tu eslogan anterior era Felicidad. ¿Cuál será ahora?
-No tenemos eslogan ni nada definido, porque estoy a full trabajando para las primarias de Manuel José. Estoy convencida de que Manuel José será un estupendo presidente para Chile. Es una tarea titánica, porque tampoco tenemos los recursos que tiene el contrincante, pero haremos lo posible y, bueno, será lo que Dios quiera.

En tu mismo distrito compite Camila Vallejo. Hace poco le prestaste ropa.
-Sí, pero por una cosa súper concreta. Cuando propuso la ley para que la gente trabajara 40 horas, inmediatamente mi sector rechazó su propuesta, sin siquiera darse la posibilidad de pensarla. Y se opusieron solo porque venía de la Camila Vallejo. Y a mí me da lo mismo de quién venga una idea. Si se busca el bien común, bienvenida sea. Qué mejor que trabajar menos y estar más con la familia. Tenemos que romper esas barreras que no nos permiten mirar al bien común. Ojalá volviéramos a la época de los consensos. Y yo siempre he sido súper clara que en el caso mío, Ximena Ossandón, si Dios quiere salgo diputada voy a dialogar con socialistas, con comunistas, con democratacristianos, con UDI, con RN, con cualquiera que esté dispuesto apoyar un proyecto que considere lógico.

Con Camila tienes diferencias de fondo.
-Sí. En el caso de la visión de la familia, hablando específicamente de los niños, yo siento que la izquierda siempre lleva a la emancipación del más débil sobre el más poderoso, del pobre sobre el rico, del empleado sobre el jefe, del niño sobre los padres.

Pero eso no tiene nada malo. ¿O sí?
-Antiguamente, no se te ocurría pensar que un niño cuando lo ibas a retar te dijera “si tú me pegas, te voy acusar y voy a llamar a carabineros”. Al final, los papás terminan pidiéndole disculpas a los niños. Todo exceso es malo. Cuando pierdes el respeto a la autoridad, es un retroceso.

LA DÍSCOLA

Te has ido transformando en un personaje díscolo dentro de la derecha. No te imaginaba en ese lugar.
-¿Es raro? Pero cuando decides entrar en una carrera política, ya con posibilidades reales, uno tiene que ser consecuente y mantener sus ideas. Antes no me preguntaban mis ideas, estaban preocupados de otras cosas, pero ahora sí. Esa es la diferencia. Por eso la gente se extraña y piensa que soy díscola. Y, bueno, a los Ossandón siempre nos catalogan de díscolos. Pero si ser díscolo es decir la verdad, ser consecuente y transparente, soy una díscola en la derecha a toda honra.

Me contaban que tu candidatura peligra por haberte puesto díscola.
-No es que haya peligrado, pero algo me han dicho entrelíneas, no voy a mentir. Seamos súper reales, yo los entiendo también. RN hasta el año pasado iba a proclamar a dos candidatos. Pero en el verano pasa algo, como de arte de magia, que deciden en un consejo proclamar solo a un candidato que es Piñera. Pero se nos da libertad a los que queremos apoyar a Ossandón. Y, en ese plano, ellos te dicen que hay que tener cuidado porque uno puede enlodar la imagen del candidato de RN.

Pero más enlodada de lo que ya está…
-Bueno, tú lo dijiste. Cuando me dijeron me quedé en silencio y, al igual que como dices, a veces se va enlodando sola.

O sea, te dijeron que no pelaras más.
-O sea, más que pelar, yo le hecho críticas a los hechos. No es a la persona. Es a lo que ha pasado con el fideicomiso, con el banco de Talca, con lo de las Islas Vírgenes. Hechos concretos que me producen una profunda pena. Porque hay una parte de la sociedad que le permite eso. Hemos bajado tanto la espalda que es recontra peligroso para nuestro país. No es ético tener a un político que fue financiado irregularmente, que esté involucrado en temas judiciales, aunque la gente piense lo contrario. Y, lamentablemente, nuestro sector está tan embobado con que la economía todo lo resuelve que no se ha dado cuenta de que la economía es parte de la gran ecuación pero no lo es todo. Este capitalismo sin ética ha llevado a que se formen grandes concentraciones de poder económico y que el chorreo, que prometieron, nunca existiera.

Se han ido poniendo bien rojos los Ossandón.
-Ja, ja, ja. Es que más que comunista…Mira, el mismo Papa lo dice: hay que volver a reestudiar el capitalismo. Yo soy capitalista absoluta, pero no puedo ser ciega y no darme cuenta que el chorreo no ha existido y que, efectivamente, el crecimiento es sumamente importante porque produce empleo, pero yo vengo a decir: bueno, ya, bien, pero qué tipo de empleo están produciendo. Está produciendo empleos donde la persona escasamente cubre sus necesidades básicas. Hay millones de empresarios fantásticos, pero ellos ¿ están preocupados del presente y futuro de sus empleados? No creo. Yo, de verdad, estoy muy contenta con lo que está haciendo Moreno de llevar a los empresarios a distintos lugares. Los acaba de llevar a Cottolengo, un lugar duro y potente que he visitado al menos tres veces, pero me encantaría que ese tour siguiera por Bajos de Mena adentro de una casa pa que vean lo que es vivir en 54m cuadrados, que después se fueran a Alto Hospicio o a una sala de un hospital.

¿Has ido a Bajos de Mena?
-Muchas veces. Es una realidad conmovedora. La gente que vive en Bajos de Mena son verdaderos héroes, realmente le ganan a la vida, pero es donde tú ves en forma perfecta que el remedio fue peor que la enfermedad. Tengo 53 años y he visto cosas impresionantes.

¿Cómo qué?
-Me conmueve entrar a una casa y ver un hacinamiento espantoso, ver una cama al lado de la otra, donde está la mamá con el conviviente y no sé cuántos niños más, el pololo de la hermana con la guagua que tuvieron. Y ahí, sencillamente, no se puede dar una vida familiar. Y me conmueve también entrar a lugares donde hay un adulto mayor con una niñita enferma, en una casa impecable y limpiecita, al lado de otra que es un desastre. Es lindo descubrir estos verdaderos paraísos en lugares imposibles. Yo, personalmente, no podría.

PIÑERA

¿Cuál es el mayor defecto de Piñera?
-No deja a su gente caminar sola. Tiene que aprender a no estar controlándolos como un papá. A sus ministros no los dejaba funcionar, estaba encima de ellos las 24 horas.

¿Piñera qué representa?
-Sebastián Piñera representa un capitalismo fuerte, duro y potente. Un poco ciego. Cree que toda la solución del mundo está en la economía y que la salvación de la humanidad está en el capitalismo. Pero también hay una derecha social, que es la que Manuel José pretende avivar, que espero termine complementándose con esa derecha económica. Porque la parte social, la parte fraternidad, la parte empatía, le falta. Eso es producto de la formación que tuvo en su vida.

¿Qué te pareció su declaración de patrimonio?
-No esperaba otra cosa. O sea, de verdad, que me imagino que lo hace con la mejor de las intenciones. Pero, en definitiva, cuando el padre está vivo y está todo repartido entre los hijos, a la larga igual es de él. Es lo mismo que nuestros padres. Ellos también nos tienen repartidas ciertas cosas, legalmente son mías, pero no son mías, son de mi papá y mi mamá. Pero Piñera es un empresario antes que todo. Siempre va a querer más. Y la política le vino por añadidura. Los negocios están en su naturaleza. Yo creo igual, como dijo Mujica y el Papa: si a uno le gusta mucho la plata, no se meta en política.

A toda su familia le traspasó acciones, menos al Negro.
-Por algo será. El Negro agarra todas las acciones de Piñera y las vende todas, jajaja. Habría dicho papurri, papá nos vamos a Europa, a Cannes, a todos lados. Papurri, no le devuelve ningún peso y no lo habríamos visto más, ja, ja, ja.

¿Que Piñera vuelva a La Moneda es tropezar con la misma piedra?
-Piñera tuvo su oportunidad. No fue capaz de darle el relevo a una persona del sector. Y está claro, al menos, que las segundas partes no han sido buenas. Y además que Michelle Bachelet le va a dejar un país también complejo, hay mucha gente que está trabajando por el supuesto puesto que Piñera les daría el día de mañana. Al que le toque, le va a tocar complejo. Pero para mi gusto Manuel José es un hombre que sabe llegar a consenso. En cambio, Piñera produce muchos anticuerpos y yo lo veo en campaña. Hay gente que le dice a Manuel Jose, yo voto por usted para que no salga Piñera. Y a Piñera le falta la calle que tiene Manuel José y leer el termómetro diario.

¿Las bases apoyan a Ossandón o Piñera?
-Hay de todo. Pero debo ser súper franca, una gran mayoría de RN está apoyando a Piñera. Yo creo que mi partido vuelve como siempre a ser ingenuo. Yo creo que la UDI no les va a dejar ni un puesto. El gobierno anterior no se los dejó y menos ahora. Pero RN les sigue haciendo la pega.

CATALÍTICA

Así como tu hermano Manuel José, eres bien conservadora.
-Sí. Pero bien disruptiva en lo demás, como Manuel José.

¿Qué piensas de la marihuana, por ejemplo?
-Soy contraria. La marihuana no te deja ser, mata parte de tu cerebro y no se recupera. El THC no tiene nada que ver con el que se fumaba en los años 60. Hoy es mucho más pura y, por lo tanto, más adictiva. No hay que evadirse, en la vida tienes que enfrentar tus problemas.

¿Tus hijos fuman?
-Qué yo sepa, no. Pero sé que hay algunos que sí han fumado.

¿Y cómo te has dado cuenta?
-Una no es tonta. La gente cree que el marihuanero llega con los ojos rojos y no es así. Hoy con la gotita pasan piola. Tú te vas dando cuenta porque dejan de ser lo que son. Se transforman en personas con las que no puedes dialogar mucho. Es bien curioso, pero pierden la cabalidad.

No estás a favor del matrimonio homosexual. Tienes amigos gay. ¿Ellos no se enojan porque estés en contra?
-No. Es más, ellos están felices como están con el AUC, no quieren casarse. Y con todo el respeto de las personas que están hoy con el AUC, pero el matrimonio es entre un hombre y una mujer. Hay gente que que nos trata de homofóbicos porque no estamos a favor del matrimonio homosexual. Y no es cierto. A una persona la puedo querer mucho, decirle “fíjate, que lo que hiciste no corresponde”, y la sigo queriendo igual y no la menospreciaré.

Pero la homosexualidad no tiene que ver con equivocarse.
-No. Pero es para decirte que los voy a querer igual.

Te debes oponer a la adopción, entonces.
-Sí. Tenemos tantos temas antes que apareciera este tema, que me parece sumamente injusto que porque haya un grupo que esté exigiendo, yo llegue y tome un niño y se lo dé en adopción.

Pero es una realidad.
-Pero qué pasa con la realidad del niño. Si el niño no es un bien de consumo. Yo también tengo que pensar en lo mejor para ese niño. A mí me llama la atención que siempre se trate de polarizar los temas. Da la sensación que el papá y la mamá fueran siempre unas bestias, que además les pegan, y por otro lado, da la sensación que las parejas homosexuales no pelearan nunca y sabemos que no es cierto. Somos todos seres humanos. No es que sea malo tener a dos papás o dos mamás, pero creo que lo mejor es que sea padre y madre.

¿Por qué?
-Siempre estoy a favor de la vida, desde la concepción hasta la muerte natural. A mí me llama la atención que haya gente que se la jugó en una época por los derechos humanos pero cuando se trata del niño que está por nacer se olvidan. Yo soy de una sola línea. Y no significa que esté en contra de la mujer. Jamás he considerado que una mujer que aborta sea una criminal. Una mujer que abortó es porque llegó a un acto de desesperación, no tuvo otra salida, no tenía las redes, era muy joven o qué sé yo, siempre hay algo que la llevó a eso…

Hay otras que abortan simplemente porque no quieren ser madres.
-Ahí hay un egoísmo salvaje de parte de las mujeres, porque lo deberían pensar antes. Hay harto método para no llegar a ser madre si no quieres serlo antes de abortar.

¿Cómo te cuidabas tú?
-Es que yo hoy día soy catalítica, cero restricción, ja, ja, ja. Pero siempre usé métodos naturales, pero no voy a juzgar a la persona que no los use. Pero cuando hay una vida de por medio voy a hacer todo lo posible para que esa mujer no aborte el día de mañana.

¿Ni siquiera en alguna de las tres causales?
-En ninguna. En el caso de violación, no porque aborte voy a quitar el horror de la violación, que es una cosa espantosa, además que ese niño no tiene ninguna culpa de la forma que fue concebido. Y te puedo decir que a mis 53 años, conozco varias personas que fueron violadas que tuvieron sus niños y viven absolutamente en paz.

¿Qué piensas del feminismo?
-Yo me declaro como feminista. Soy una persona que va al choque y la gente se sorprende mucho cuando pongo mis temas feministas en la mesa. La mujer tiene el derecho de desplegar todas sus capacidades.

¿A qué feminismo apelas?
-Hay muchas feministas notables, como la Kena Lorenzini, que les encuentro razón en ocho de diez cosas. Yo fui a la primera marcha del Niunamenos. Debo haber sido la única de derecha ahí. Pero me empezó a pasar que marchábamos y marchábamos y empezaron a aparecer carteles, que no tenían nada que ver con la causa, diciendo “no al capitalismo, estado laico”. Empezaron a politizar un tema que no es politizable.

Cathy Barriga se definió como feminista pero no de las que se deja bigotes. ¿Eres de las feministas que está a favor o en contra de la depilación?
-Nunca lo había pensado. Si no querís depilarte, no te depilís. Es problema tuyo.

¿Y qué te parece ese feminismo más de princesa Disney de Cathy Barriga?
-Sumamente respetable. Para mí, ella ha sido una sorpresa. Ha tenido hartos pantalones y agallas. Y si ella quiere hacer todo Disney, bien. Acuérdate que ella se casó con calabaza, todo era rosado y todo el cuento. Va siempre en esa línea. Aunque no soy de rosado. Yo tengo un niño en la casa que me pide toda la ropa que sea negra. Tampoco me gusta, pero respeto su intereses y le encanta rapear. Yo te aseguro que la Cathy Barriga es una gran defensora de las mujeres. Y yo también. Pero la mujer no debe dejar su esencia, debe ser siempre la complementariedad del hombre y viceversa.

Eres una feminista opus dei. Raro igual.
-No creai. El Opus dei es de respetar la libertad de las personas y de ahí viene mi formación. La gente se arma estereotipos falsos. Percibe que el opus dei es machista y si lo percibes así créeme que haré todo lo posible porque eso cambie. Lo que pasa es que hay ciertos roles que el hombre no puede hacer por mí y viceversa. Y la complementariedad es mejor. Pero como una quiera. Hay mujeres que están felices en sus casas y es muy respetable, por qué las voy a sacar a tirones pa fuera.

LA MONGA

Hablando de mujeres, ¿qué te pareció que Yerko Puchento comparara a Cecilia Pérez con La Monga?
-El tema de la Cecilia Pérez es delicado y doloroso. Ella fue muy cercana a nosotros. Durante muchos años fue la encargada de relaciones públicas y comunicaciones de Manuel José. Es más, te diría que era su brazo derecho. Fue parte del proyecto político que Manuel José es hoy en día. Incluso, es una persona que compartía las criticas que hoy Cote hace a Piñera. Él fue muy cercano a ella hasta que llegó a ser intendenta. La Cecilia fue muy amiga. Es más, yo la invité al matrimonio de mis hijos. O sea, a ese nivel de amistad. Manuel José también.

¿Qué los distanció?
-No sé, esa pregunta tienes que hacérsela a ella. Pero me sorprende. Por un lado, verla en la vereda del frente con justamente los mismos a quienes criticaba. Es doloroso. Pero también empatizo con lo que le pasó con Yerko Puchento. Hoy existe una virulencia social muy fuerte y creéme que lo conozco porque lo viví con el tema del reguleque. De verdad, que es fuerte.

Es fuerte que te traten de fea.
-Claro. Cualquier cosa que te digan es fuerte. Ahora, cuando uno pasa a ser una persona pública también estamos más expuestas a este tipo de cosas. Pero ella llegó a extremos en este afán de hacerse justicia: esta cosa del veto, esa ley mordaza, después un abogado que pide una cantidad de plata importante. Ahí yo hubiera actuado en forma distinta. Hubiese dejado pasar la talla. Quizás habría pasado piola. Fue como mucho. Tú no puedes llegar y pedir el cierre de un canal. Hay una cosa que me sorprende aún más.

¿Qué?
-La Cecilia se ha inmolado por Sebastián Piñera y creéme que seguí el caso de cerca, y lo que más me impactó fue que la única vez que yo vi hacer una defensa, pero una defensa ahí nomás poh, fue cuando Sebastián Piñera estuvo donde Carcuro y dijo que “ella estaba en todo su derecho de querellarse”. Eso no es una defensa. Habría esperado más de la defensa de Sebastián Piñera a la Cecilia Pérez. Curiosamente, después la primera persona que salió en tuíter defendiendo a Felipe Kast cuando le tiran un jarro de cerveza, es Sebastián Piñera. Yo creo que con la Cecilia le faltó. O sea, yo te aseguro que si Cecilia Pérez hubiera trabajado con Manuel José Ossandón, Manuel José habría salido en una defensa férrea. Yo lo encontré blandito a Piñera. Y te vuelvo a insistir: Cecilia Pérez se ha inmolado por Sebastián Piñera.

¿Por qué lo ha hecho?
-No tengo idea. Para mí es sorprendente, porque yo sé que ella se sentiría muchísimo más cómoda en el lado de Manuel José que con Piñera, pero esa pregunta se la tienes que hacer a ella.

¿Fue desleal con el Cote?
-Me sorprende. Y el Cote está muy sentido con ella. Yo tendría que preguntarle a qué se debe el cambio. Puede que tenga una razón, pero es sorprendente cuando has sido la mano derecha de una persona para ser la mano derecha del contrincante.

Cecilia Pérez supuestamente presionó a una radio para bajar una nota que perjudicaba a Piñera.
-No es ninguna novedad que hayan poderes fácticos muy potentes tratando de dirigir Chile completo. Es cosa de ver en las noticias cuando sale algo de Manuel José versus algo de Piñera. Manuel José son dos calugas y Piñera es página completa. Por eso tienen el poder tan grande para llamar a un medio grande para bajar una nota. Solo lo hace porque sabe que tiene ese poder para hacerlo. Y ese poder está dado porque los poderes fácticos están de lado de Piñera.

¿Qué te parece Bea Sánchez?
-Es una mujer bien encachá. Al principio, se le ninguneó mucho y salí en su defensa. No hay derecho a que te ninguneen por ser mujer y periodista. Ha hecho bien la pega, pero va a bajar un poquito la espuma. El electorado se colocará más exigente y pedirá, no solo buenas ideas, sino soluciones. Pero la veo una mujer capaz y que puede tener un proyecto viable a futuro porque no está jugando.

¿Y Bachelet?
-En lo humano, la encuentro una muy buena persona, una mujer simpática y empática, no podría decir lo contrario. Respeto a las mujeres que se la juegan, independiente que no piensen igual que yo, porque sé que es complicado pensar como yo, porque estamos en un país machista.