El cobre es fundamental para una economía dependiente de las materias primas como la chilena. Más si se trata del primer productor mundial del metal rojo. Por eso es que al acercarse la libra nuevamente a valores de tres dólares como que el horizonte se vislumbra cargado de menos nubarrones. “Conmigo no vas a encontrar a nadie más feliz que cuando sube el precio del cobre en Chile, literalmente, así que estoy muy contento por el alza”, dice en entrevista con emol el presidente del directorio de Codelco, Oscar Landerretche. El economista explica además que no se trata de una cuestión transitoria, porque hay algo en los balances que permite prever que vienen tiempos mejores.

Landerretche asegura que hay un consenso entre los analistas que se llegó a un momento en que la oferta se igualó con lo demanda, situación que no se daba los años anteriores cuando había más cobre de lo que efectivamente se estaba solicitando .”Durante los próximos años, debiera haber más exceso de demanda por tres razones específicas”, afirma. La primera es que la economía china -que es el principal mercado del cobre- ha resultado ser más estable de lo que la gente esperaba… y eso hace que las perspectivas del mercado chino hayan mejorado. Lo segundo ha habido una aceleración muy sorprendente de los vehículos eléctricos, de los buses eléctricos y de las redes para recargar los autos eléctricos que nadie esperaba, y eso ha provocado un aumento brutal de la demanda de cobre y eso es una muy buena noticia para Chile. Y (tercero) oferta no hay, hay muy pocas minas nuevas en el mundo, en general no hay nuevos descubrimientos de cobre”.

En ese escenario, dice al medio digital de El Mercurio,”lo que creemos es que a fines del próximo año el mercado del cobre va a estar en franco déficit, o sea con exceso de demanda completo, por lo tanto es muy probable que las presiones tiren el precio hacia 3 dólares (la libra) durante los próximos años”.

Así las cosas es que Landerretche proyecta que luego de un periodo de vacas, este año la cuprífera estatal le entregaría unos US$2.000 al fisco. “Con las tendencias que tenemos hoy, con la rebaja de costos que hemos logrado, con las enormes responsabilidades que han mostrado nuestros trabajadores con las negociaciones colectivas, con las cosas de productividad que hemos estado mostrando y la tendencia de precios, en una de esas podemos estar por ahí”.

Igual, por si las moscas, advierte a los candidatos presidenciales que tampoco es para entusiasmarse para el próximo lustro, habida cuenta de que el cobre sigue siendo el sueldo de Chile.