“Sin haber hecho campaña, mis posibilidades de ser presidente están intactas”, dice el senador Alejandro Guillier en una entrevista con Caras, en donde habla de lo que viene ahora en adelante y de lo que se perdió al no participar en las primarias del pasado 2 de julio.

“Nos paralizó y fue una gran ventaja para nuestros contenedores”, admite Guillier sobre el hecho de no haber estado en la papeleta un mes y medio atrás. En ese escenario, cuenta que “la ley no me permitía hacer campaña y yo respeto las leyes. No me gustan, no me convienen, pero yo no podía estar haciendo cosas al margen de la ley electoral. Siendo independiente no podía hacer actividades como candidato y tampoco puedes acceder a un crédito en el banco para arrendar una sede para el comando, tampoco podía contratar gente”.

Guillier también habla del proceso de recolección de firmas previo a inscribir oficialmente su candidatura el viernes de la semana anterior. “Yo llegué a muchas regiones a buscar firmas y la autoridad me decía: “hoy usted no puede recoger firmas”. Intentábamos poner un toldo y en algunas partes me permitían y en otras no. Necesitaba notario y algunos estaban disponibles, pero otros nos decían que vengan a la notaría a firmar. Imagínate el goteo. En eso estábamos nosotros mientras el resto estaba en la discusión de la agenda del día a día. Así y todo, nosotros, sin haber hecho campaña, mis posibilidades de ser presidente están intactas”.

Al ser consultado por el empate técnico que- según las encuestas- tiene con la candidata del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, responde que “tome en cuenta que no participé en primarias, que el resto de los candidatos tuvo una exposición en todos los medios de comunicación durante un mes y medio. Pero el lunes 21 de agosto es la fecha de inscripción de los candidatos y vamos a entrar firme con nuestra campaña. Ahora empieza la campaña de verdad, tenemos que recuperar el terreno y confiamos, esencialmente, en que tenemos propuestas programáticas que apuestan mucho más a lo que las familias chilenas sueñan y aspiran y no son meramente cálculos económicos”.