Un hecho curioso e indignante ocurrió en las últimos días en la Región de Atacama, donde una decena de avionetas aterrizaron en pleno desierto florido en las cercanías de Caldera.

Según informó 24 Horas, la situación fue confirmada por la alcaldesa de Caldera, Brunilda González, quien manifestó su molestia por el poco cuidado demostrado por la flora de la zona.

De acuerdo a lo consignado por La Tercera, la edil manifestó a la radio local “Nostálgica” que “yo creo que estos señores están actuando de una manera absolutamente patronal”.