El huracán Irma, devenido ya en tormenta tropical, lo que no es poca cosa, destruyó todo en su paso por el Caribe y la costa de Florida en los Estados Unidos con sus vientos de más de 300 kilómetros por hora.

Pero Irma no sólo arrasó con árboles y construcciones humanas con ese rostro diabólico que se le veía desde el espacio, también produjo fenómenos climáticos inexplicables.

Así por ejemplo es que algunas personas registraron que donde había agua de mar ya simplemente no la hay.

Tal es el caso de Long Island y las Bahamas,  “Estoy incrédula ahora mismo… Esta es Long Island, Bahamas, y el agua del océano no está”, dice una persona que grabó el fenómeno.

La meteoróloga de ‘The Washington Post’, Angela Fritz, explica que esto se produce por la fuerza de Irma y la presión baja en su centro, lo que genera que el agua se concentre en el ojo y desaparezca de otros lugares.

Es como un mecanismo succionador, advierte la experta, quien alerta a la población que como el mar siempre vuelve, es mejor no estar el lecho marino para esperarlo, cita RT.