“Basta de decirnos que somos unos canutos fanáticos”.

La frase no fue proferida en una esquina ni en ningún lugar donde predican los evangélicos, la frase salió emanada desde la cúpula de las iglesias cristianas (Concilio Nacional de Iglesias Evangélicas) luego de días de tensión tras el hecho que aconteció el domingo en el Te Deum, cuando hubo insultos hacia la Presidenta Michelle Bachelet y discursos en que se cuestionaba directamente al gobierno, asunto por el que el Ejecutivo acusó maniobras políticas.

“Les hemos convocado para comentar nuestra desazón por comentarios que se hacen en la prensa, por comentarios que se han hecho, mal intencionados a nuestro juicio, porque nos quieren aparecer como intolerantes, agresivos, talibanes cristianos, que no lo somos. Hoy día nos enfrentamos a un enfriamiento en las relaciones con el gobierno, porque se ha faltado a la verdad, porque en este templo no se insultó a la Presidenta, los líderes que estaban en el altar. Nosotros como iglesia no nos podemos hacer cargo de los estados emocionales de las personas, por lo menos las que estaban afuera, y que esos ataques que le hicieron a la Presidenta que nosotros condenamos como el que más. Esta es un iglesia amorosa, es una iglesia inclusiva. es una iglesia convocante. En consecuencia no nos hacemos cargo de esos gritos (…) el único grito que hubo al interior de la catedral fue sacado por las fuerzas nuestras inmediatamente después de ocurrido el hecho. Entonces, que alguien diga que en el altar se trató mal a la Presidenta me parece a mí que es un exceso y que falta a la verdad. Y eso ha tensionado las relaciones que nosotros, como iglesia, como una comunidad que representa a más de cuatro millones de personas en el país, nos parece que no solamente es una incomodidad hacia nosotros, nos parece que además es muy injusto. Entonces, si lo que le molesta al Gobierno son las críticas que todo el mundo sabe que nosotros tenemos una postura frente a los temas valóricos, y si lo que se nos quiere pedir es que seamos obsecuentes, para ser entonces acogidos, les quiero decir entonces que se equivocan. Nosotros no vamos a hacer obsecuencia. Les quiero decir que nosotros somos bilblocéntricos, y al ser biblocétricos significa que nosotros apostamos y seguimos a los apóstoles que aparecen en la biblia, y ninguno de ellos se puso de rodillas frente al poder, por el contrario, solamente les invito que revisen la historia de Juan el Bautista”, dijo Cristián Nieto, director de comunicaciones de la Iglesia Evangélica.

A renglón seguido, manifestó que “nuestra posición hoy es que estamos en un  enfriamiento que no buscamos, que no queremos, pero que nos han acorralado, por intentar poner en nosotros cosas que nos hemos dicho y que no hemos hecho”.