“A 27 años del fin de la dictadura, aún existe impunidad frente a muchas de las violaciones de Derechos Humanos, y mi opinión respecto al levantamiento del secreto de los archivos de la comisión sobre Prisión Política y Tortura, conocida como Valech I, es que de concretarse podría ser un gran paso en Justicia”.

Así comienza un escrito realizado por el candidato a diputado por el distrito 12 de Revolución Democrática, Miguel Crispi, quien se muestra de acuerdo con poner “fin al secreto”, hecho que según afirma, “permitirá que Tribunales y Jueces –no a todo el mundo- puedan acceder a información sumamente relevante para llevar a cabo investigaciones judiciales sobre las violaciones a los Derechos Humanos, no solo en cada caso individual, sino también sobre las prácticas sistemáticas”.

Añadió que “el proyecto de ley presentado es uno además que responde a una demanda histórica de diversas agrupaciones de derechos humanos y a recomendaciones de los organismos internacionales”.

En esa línea, el ex asesor del Ministerio de Educación enfatizó que “creo que como Frente Amplio no podemos ser ambiguos en esto. Una coalición que se proyecta hacia el futuro no puede dejar de hacerse cargo de situaciones que aún no se han resuelto con justicia en nuestro país. En ese sentido, discrepo con quienes han señalado que de levantarse el secreto se pasaría a llevar a las víctimas”.

“El secreto se impuso terminado el informe (Valech fue creada en 2003, y el secreto se estableció en 2004) y diversas fuentes aseguran que nunca se les consultó a las víctimas sobre aquello. Además, el levantamiento no incluye la publicidad absoluta de los casos, sino que solo la Justicia en causas de DDHH podrá acceder a esa información tan fundamental”, recalcó el que fuera el primer coordinador político de Revolución Democrática, antes de que se constituyera como partido.

Crispi, a su vez, manifestó que “es importante señalar que esas investigaciones judiciales se encuentran sujetas a secreto sumario, lo que protege a las víctimas. Somos una coalición diversa, pero hay ámbitos donde debiéramos tener una sola postura. Entre ellos está la lucha por la defensa de los derechos humanos”.