La policía de Londres anunció la detención del segundo sospechoso del atentado acaecido el pasado viernes en la estación de metro Parsons Green, que registró 29 heridos y ningún fallecimiento luego de la explosión de una bomba casera cuya autoría fue atribuida al Estado Islámico.

La identidad del hombre de 21 años no ha sido revelada, aunque autoridades británicas detallaron que fue detenido en la localidad de Hounslow, al oeste de Londres, desde donde fue trasladado hasta una comisaría para ser interrogado.

Esta captura, sumada a la realizada durante el día de ayer a otro sospechoso de 18 años, ha provocado que la alerta antiterrorista en Reino Unido baje de “crítica” a “grave”, la segunda más peligrosa en una escala de cinco niveles.

Pese a esta modificación, un ataque terrorista continúa siendo “altamente probable” según el sistema de medición ocupado.

Hasta el momento, según El País, policía inglesa ha interrogado a más de un centenar de testigos y revisado casi 200 evidencias audiovisuales del atentado, y continúa realizando pesquisas para identificar a otros potenciales involucrados.