El fin de semana anterior, unos 640 mil chilenos participaron de la consulta ciudadana organizada por la agrupación “NO+AFP” que buscaba tomar el pulso a la percepción de la gente respecto del sistema de pensiones. De éstos, el 97 por ciento se inclinó por cambiar el modelo de capitalización individual por uno de reparto. Por esto y porque cada que se ha organizado una marcha las calles se colman, es que la impresentable fiesta organizada por AFP Capital en el Caribe pone más que nunca el asunto en el tapete. En el ojo del huracán.

“Las comisiones de trabajadores son para administrar fondos, no para fiestas. Solicité a la Superintendencia de Pensiones que oficie a todas las AFP”, plantea la ministra del Trabajo, Alejandra Krauss. “Desde el Ministerio del Trabajo seguiremos cumpliendo con nuestro deber: velar por los derechos e intereses de los trabajadores y pensionados de Chile”, dice además la autoridad.

Desde la empresa involucrada, su presidente, el exministro de Piñera, Juan Carlos Jobet, acaba de hacer un mea culpa y afirmar que “este episodio no estuvimos a la altura, esa es la verdad, y por lo tanto corresponde ser humilde, reconocer que se cometió un error, y pedir disculpas a todos nuestros afiliados y también a toda la gente del sistema de pensiones”.

Al respecto, el presidente de las AFP, Andrés Santa Cruz, responde que “valoramos las declaraciones que ha hecho el presidente del directorio de AFP Capital. Evidentemente fue un grave error no actuar con prudencia y proyectando una imagen en el sentido contrario a lo que somos: actores relevantes del sistema de pensiones y que nuestra principal obligación es con los trabajadores y pensionados de Chile”.

El ex líder de los empresarios avisa; sin embargo, que es de esperar que “el resto de los actores públicos y privados vean en esto una oportunidad para actuar con humildad y mejorar las prácticas entre todos. Y no como un espacio para el aprovechamiento político o la ventaja pequeña”.

También en el gobierno, el ministro de Hacienda, Nicolás Eyzaguirre, plantea que más allá de que posiblemente no sea cierto que se usaron recursos provenientes de las comisiones cobradas a los afiliados para la bacanal, igual la gente “puede tener la duda, ‘quizás están financiando fiestas con mis pensiones'”.

Como se sabe, el hecho fue denunciado por el candidato a diputado por el distrito 11, Alberto Mayol, quien mostró imágenes de la francachela. “Les presentamos las imágenes, mientras continuamos con la profundización de nuestra perspectiva sobre este grave hecho. Porque es evidente que una empresa puede hacer una fiesta para mejorar el clima de los trabajadores, pero es también evidente que es diferente un paseo a un balneario en Chile por un fin de semana; que un viaje a un hotel de lujo en México, con arriendo de un yate incluido”, dijo al hacer la denuncia.