Fue la escena más dramática que se ha visto sobre el césped del Estadio Nacional en años. Minutos 19 con siete segundos del duelo por Copa Chile entre la Universidad de Chile y Antofagasta. Paulo Magalhaes, ex azul, salta a disputar un balón con Sebastián Ubilla y cae en seco. Sobre su espalda. Parece, o se cree, que es una caída como tantas que hay en el fútbol, pero no. El lateral sangra y empieza a convulsionar.

“Yo honestamente no vi a Paulo, porque estaba de espaldas a él. Incluso me da con su rodilla y cae. Después de eso lo veo sangrando y comencé a pedir atención médica. Para mí fue más complicado porque Paulo es mi amigo y espero que se recupere”, relata Ubilla al recordar la lesión de su excompañero.

Tanto el “conejo” como las más de 20 mil personas que se repartían en la graderías del coloso ñuñoíno observaban helados como yacía en el suelo el jugador de origen brasileño. Después de siete minutos, la ambulancia lo sacaba del estadio rumbo la Clínica Las Condes.

“Paulo sufrió una contusión pulmonar y por eso que sangró luego de caer. Quedará internado para poder seguir siendo evaluado. Incluso nos comentó que se sentía bien, pero es mejor no arriesgar”, comentó el gerente deportivo de Antofagasta, Víctor Oyarzún, cita LUN.

El parte médico del jugador dice que “presenta una laceración pulmonar bilateral”.

“Nos asustamos un poco obviamente. Está estable, en ese sentido estamos bien. Nosotros venimos de un episodio bastante traumático con la fractura tan delicada de Sebastián Villegas (recibió una patada en su rostro en un partido con San Marcos de Arica). Emocionalmente modifica un poco el escenario, pero no creo que sea uno de los motivos de por qué en el primer tiempo no logramos hacer pie”, dijo el técnico de los Pumas, Nicolás Larcamón.