El fiscal regional de Los Lagos, Marcos Emilfork, dice que dará prioridad a investigar las circunstancias en que muere, en 2015, la menor Daniela Vega, quien falleció esperando un trasplante de corazón.

“Decidí priorizar la investigación, en este caso en atención a los antecedentes”, indica el persecutor al referirse al caso que se destapó tras un reportaje del matinal de Chilevisión.

El titular del llamado caso Sename precisa que la indagatoria apuntará a “esclarecer si existe o no responsabilidad penal por parte de distintas personas, que finalmente hayan redundado en su fallecimiento”.

“Nosotros creemos que todos los casos merecen nuestra atención. Tratándose de esta situación en particular, me parece que los antecedentes son lo suficientemente graves como para poder impulsarla (la investigación) de manera mucho más potente y priorizada en este momento”, apunta.

Los hechos expuestos indican que en un principio se sugirió sacar de la lista de espera a Daniela, a raíz de “precariedad familiar, social y personal”.

El argumento del Comité de Ética de la Red de Salud UC Christus fue que “el éxito del trasplante cardíaco como una alternativa terapéutica extraordinaria recae no solamente en el acto quirúrgico propiamente tal, sino que además en un cuidado y seguimiento post operatorio adecuados, en el cual la adhesión al tratamiento y los controles médicos son vitales”.

Desde el Minsal, la ministra Carmen Castillo dijo que “nosotros no discriminamos a los niños por ser de Sename, pero sí tenemos que asegurar de que no hay riesgo después de la intervención. Es importante tener la seguridad porque esta niñita vivía en la isla de Chiloé y tenía que venirse a Santiago y tenía que quedarse después de la cirugía en Santiago ojalá de por vida”.