Imagen referencial.

No importaron las múltiples campañas que alertaron el riesgo de encender y soltar los denominados “Globos de los deseos” para este Año Nuevo.

Igualmente, dos personas emplearon el uso de estos elementos y causaron el daño que tanto se advirtió.

Lo más grave ocurrió en el sector de Laguna Verde (Iquique), donde un individuo encendió un globo que luego quedó atrapado en un árbol y causó graves consecuencias: siete casas destruidas y cerca de quince personas damnificadas.

El tamaño del incendio obligó a que el Cuerpo de Bomberos de Iquique solicitara refuerzos a sus colegas de Alto Hospicio, quienes ayudaron a contener las llamas.

Más al sur, en La Serena, otra persona lanzó un globo que aterrizó en un pastizal, cerca del Parque Coll.

Según indica el portal diarioeldía, la rápida acción de bomberos locales evitó un incendio forestal.