En entrevista con Estado Nacional de TVN, el sacerdote jesuita, Fernando Montes, abordó la polémica por la presencia del obispo de Osorno, Juan Barros, en todas las actividades del papa Francisco en Chile.

En primer lugar, Montes admitió que “opacó en buena parte y mucho” la visita del pontífice, pues pasó a ser el tema central.

Hecho el punto, el jesuita se refirió a las circunstancias que apuntan contra Barros. “A mí no me gusta echar culpabilidades porque ¿quién soy para hacerlo? Pero sí me pregunto si las informaciones que tienen son totalmente correctas, porque el problema es muy complejo”.

“Él dice que no vio. Me parece tan absolutamente inverosímil que no haya visto (…) pero aun así él es la primera víctima, no sé si de abusos sexuales, pero ciertamente de abusos de conciencia, de generar un encierro donde la gente no piensa, no mira, no habla”, declaró.

“Pero hoy día él es adulto y yo lo encuentro más delicado es que eso -dado lo que significa Karadima en Chile para la Iglesia- la poca finura a la hora del nombramiento, porque eso es previsible que iba a generar problema y lo generó”, sinceró.