Daniela Vega llegó a La Moneda junto al equipo de Una Mujer Fantástica, conformado por los productores Juan de Dios y Pablo Larraín, Martín Cárcamo como productor asociado y el director Sebastián Lelio, para recibir el reconocimiento de la presidenta Michelle Bachelet luego que la película ganara el Oscar.

Luego del encuentro la actriz sostuvo que “la gente trans ha existido desde el día uno de la humanidad y llega el momento en que la humanidad hace gestos para entenderse mejor y el cine, como el arte, intenta entender mejor al ser humano, sus sueños, sus ilusiones y también donde están los límites. Y esta película propone dónde están los límites de la empatía, que cuerpos pueden habitarse, qué amores son o no conquistables y quién pone esa barrera”.

Vega insistió su crítica por la demora en la aprobación de la Ley de Identidad de Género comentando que “En este país hoy, en el que yo regreso, con el equipo feliz, en mi carnet hay un nombre que no es mi nombre y es porque el país donde yo nací no me entrega esa posibilidad. El tiempo pasa y el reloj corre y la gente se va esperando eso. Y hoy aparece una película, que no pretende ser el faro, sino que pretende preguntarse dónde está lo que estamos buscando y eso es, al menos para mí, lo que significa haber hecho esto”.

Cuando le preguntan si hay posibilidades de cambio en el país, ella responde firme “tienes que ir a preguntárselo a la gente que hace las leyes y que las vota, yo soy solamente una artista, en Valparaíso te pueden responder”.

La actriz precisó que “No es la primera vez que le da suma urgencia a este proyecto y una y otra vez se ha ido postergando. La pregunta es, no es más caro tener la Comisión de Derechos Humanos cinco o más años discutiendo una ley, que puede ser despachada en cuatro, cinco o seis sesiones, porque no le cuesta un peso el Estado, en vez de tenerla todo este tiempo ahí, discutiéndola. Ahí hay una pregunta bastante fácil de responder y creo que cada uno puede reflexionar sobre eso”.

Sobre el fallido acto de reconocimiento en Ñuñoa aseguró que “Yo agradezco el gesto de querer reconocerme. El problema no es el premio, o el reconocimiento. El problema es porque no se puede entregar. Es por una cosita así en el carnet de identidad”.

En cuanto a su conversación con Michelle Bachelet, sostuvo que hablaron “de género, conversamos de mujeres, conversamos de la película, nos comentó sus impresiones de la peli, y de ideas para Chile y para el futuro”.

Finalmente la protagonista de Una Mujer Fantástica llamó a “aprobar la ley de identidad de género y no esperar que la gente se muera, para aprobar la ley”.