Raúl Alarcón, diputado electo del Partido Humanista, analizó el litigio entre Chile y Bolivia que hoy tuvo el inicio de una nueva serie de alegatos. Entregó su solución para el conflicto y fue tajante: “El gobierno chileno quiere demostrar poder, no quiere entrar en relación de diálogo”.

Tras el término de los alegatos bolivianos en La Haya, el músico y recién electo diputado por el distrito 17, señaló: “Bolivia pide, sencillamente, salida al mar. Hasta Pinochet encontraba razón a la salida al ladito de la frontera con Perú, y Perú no estuvo de acuerdo. Entonces, habría que retomar eso y convocar a Perú. Eso sería una buena solución y es factible, lo que pasa es que acá, el gobierno chileno quiere hacer muestra de bíceps y poder frente a los demás”, además dijo que los gobiernos “tampoco quieren aceptar las críticas internas, en cuanto a que el mar no es de los chilenos sino que es de cinco familias para la eternidad, en una ley totalmente cuestionada y totalmente comprada. El gobierno chileno quiere demostrar poder, no quiere entrar en relación de diálogo”.

En esa misma línea, el curicano comentó que “lo que pide Bolivia es ¡muy poco!, es muy poco al lado de todo lo que perdió. Yo recomiendo ponerse al revés, imaginarse que nosotros somos Bolivia y perdimos todo ese territorio con todas las riquezas que eso significa. Al lado de eso, es muy poco lo que piden los hermanos bolivianos. Yo estoy con ellos”.

Luego, recordó una anécdota con su primera hija: “mi primera esposa, que murió, era boliviana. A mi hija yo le iba a poner Bolivia y tengo mucho cariño por Bolivia. Pero ella misma me dijo que no le ponga Bolivia, porque la iban a molestar en clases. Entonces le saqué la B y quedó el Olivia. Así que yo pido encarecidamente, mar para la Olivia”.

Finalmente, tras ser consultado por los dichos del senador Alejandro Guillier, que propuso un canje territorio por territorio, Alarcón dijo que “se parece a la opción que planteó Alberto Mayol. Cualquiera de esas alternativas son interesantes, porque se tiene una relación bilateral, directa, no judicializada.

Cuando se judicializa, todos pierden. Yo recomiendo imaginarse que Bolivia es Chile y Chile, Bolivia, ¿cuánto reclamaríamos por eso? Una pequeña mirada, ponerse en el lugar del otro”.