En la tradicional sección del Manifiesto de La Tercera, el senador Carlos Montes detalló cómo fueron esos 20 días en que estuvo sometido por la Central Nacional de Inteligencia (CNI).

Al respecto, señaló que “estar 20 días en la CNI siendo sometido a todo tipo de barbaridades te marca profundamente. Lo que busca la tortura es desintegrar y disociar a las personas para quebrarlas”.

Agregó que “tras eso me fui exiliado a México y ahí tuve que pasar por un momento de reconstrucción personal y familiar. Había vivido varios años en Chile con muchas restricciones, sobre todo estando en clandestinidad, por lo que tuve que volver a empezar”.

“No es algo fácil. He tratado de no quedarme pegado con esa situación, de procesarlo con tranquilidad”, apuntó.

En otros pasajes, Montes desclasificó que su mayor vergüenza fue haberle puesto mal la banda presidencial a Piñera. El legislador contó que tuvo una clase teórica sobre cómo debía realizar tal tradición.

“En el cambio de mando la tenía por el lado que me habían dicho, pero un edecán de Carabineros me dijo que tenía que colocarla por el otro lado. Esa fue la confusión. Menos mal que la Presidenta Bachelet me ayudó”, reconoció.