Los pillaron en Barcelona. Un anticuario y su hijo estaban vendiendo obras robadas en Libia por ISIS y están siendo acusados de financiar la organización terrorista vendiendo las obras en el mercado negro europeo.

Según Russia Today, los objetos recuperados son bustos y estatuas romanas, griegas, fenicias saqueados de las ciudades de Albaida, Apolonia y Cirene.

La Audiencia Nacional española imputa los delitos de financiación de terrorismo yihadista, contrabando, falsedad documental. El anticuario quedó libre con fianza de 12.000 euros y su lacayo cumplirá condena desde su casa.