Un polémico hecho se registró el pasado 27 de marzo en el Juzgado de Garantía de Arica.

Según consigna el diario La Estrella de Arica, Johanna Cortés denunció que fue desalojada del recinto por el simple motivo de que le estaba dando de amamantar a su hijo de dos años mientras esperaba una audiencia en la Sala Nº 3.

“Me sentí discriminada, me dieron ganas de llorar. Me estaban negando mi derecho de darle pecho a mi hijo, y en el momento de la audiencia se lo hice saber a la magistrada”, aseguró en su relato Johanna.

En su versión, la mujer detalla que pasadas las 08:30 horas de ese día, una funcionaria encargada de acta “me dice ‘señora, acá está estrictamente prohibido amamantar a los bebés. La magistrada se molesta y eso le indigna, salga de la sala'”.

¿Qué hizo aquella madre? Inmediatamente fue hasta la Corte de Apelaciones de Arica para interponer un reclamo formal, ya que “fue atentatorio contra el derecho”.

Al respecto, el presidente del Comité de Jueces, Juan Araya, señaló que “la jueza se sorprendió y preguntó quién instruyó eso. Inmediatamente la funcionaria de actas le dice ‘yo fui, su señoría'”.

Acto seguido, el juez se disculpa con Cortés, en paralelo a una protesta en las afueras del tribunal llevada a cabo por un grupo de mujeres que amamantaban a sus hijos a modo de repudio.

Araya dijo que “le pedí disculpas, porque es lo que corresponde hacer. Esto fue atentatorio contra el derecho de ella como madre y de su hijo, no es política del Tribunal”.

A su vez, como comité decidieron anotar este hecho en la hoja de vida de la funcionaria que echó a Johanna.

Vale decir que las madres manifestantes hicieron entrega de una carta al tribunal exigiendo la habilitación de una zona de lactancia dentro del recinto.