El Wall Street Journal informó que en Brasil va en aumento la tendencia de importar semen yanqui y que, por añadidura, se convierte en uno de los principales compradores en el mundo.

La razón puede despertar suspicacias varias, pero el dato duro es que en 2017 se importaron 500 tubos en comparación con los 16 de 2011.

Según Mal Salvaje, hay dos cuestiones a considerar: una es las mujeres solteras y las parejas de lesbianas, y la otra la idea de reproducir el fenotipo rubio y de ojos azules.

Esto último no pareciera ser una opinión antojadiza, pues según Anvisa, la organización de la salud del gigante sudamericano, el 95,4% del semen que compraron los brasileños entre 2014 y 2016 provenía de hombres blancos. El 51,8% tenía ojos azules, y el 63,5%, el pelo café.

Dato aparte en este entramado de especulaciones es el siguiente:

Información recogida del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística dice que el 1% más rico del país se compone de un 79% de blancos y un 17% de negros.