Una joven estudiante de 17 años del instituto Braden River High School de Gringolandia fue acusada por la directora del recinto de violar el código de vestimenta.

¿La razón? Según consigna Buzzfeed, el establecimiento criticó que Lizzy Martínez fue con una camiseta manga larga sin sujetador debajo, lo que generaba “distracción” en sus compañeros.

En ese sentido, la mujer indicó que “me hicieron ponerme una segunda camiseta, ponerme de pie, moverme y dar saltos para ver cuánto se movían mis pechos”.

Por si esto fuera poco, le dijeron que fuera a la enfermería para que le pusieron parches curita en los pezones.

“Decidí no ponerme sujetador hoy y me sacaron de clase porque uno de mis profesores se quejó de que era ‘una distracción para los chicos’. Básicamente mi instituto me ha dicho que la educación de los chicos es mucho más importante que la mía y que debería avergonzarme de mi cuerpo”, arremetió Lizzy en sus redes sociales.

Kari Knop, madre de la estudiante, disparó que “creo que es altamente inapropiado (lo hecho por el instituto), nunca pedirían a un chico que se ponga de pie y se mueva para ver sus órganos masculinos”.