Los gobernadores republicanos, amigos de Trump, de los Estados que tienen frontera directa con México prometieron este lunes que enviaran 1300 efectivos pertenecientes a la Guardia Nacional a dicha frontera.

Doug Ducey, el gobernador de Arizona avisó que 225 militares ya se están dirigiendo ahí, y que este martes aumentaría el esfuerzo.

Greg Abbott, gobernador de Texas, prometió que el número de militares que enviará en total bordeará las 1000 unidades.

La propuesta de Donald Trump fue apoyada también por la gobernadora de Nuevo México, Susana Martínez, mujer de origen mexicana. En total enviará alrededor de los 300 miembros de la Guardia Nacional de su Estado.

El secretario de Defensa de Estados Unidos James Mattis, aprobó el viernes pasado la financiación para el despliegue de 4.000 efectivos de la Guardia Nacional, hasta fines de septiembre.