Se dijo ya que la rivalidad entre Barcelona y Real Madrid, que trasciende a la esfera política, de alguna manera parte cuando los de la capital le arrebatan a los culé varias décadas atrás a Alfredo Di Stéfano. A la postre, el máximo ídolo merengue en la historia. Acaso lo iguale Ronaldo.

Pues bien, es en esta pugna dialéctica que se ha hecho una costumbre festejar lo propio, pero del mismo modo la desgracia ajena.

Entonces, cuando el Madrid acaba de avanzar una vez más a semifinales de la Champions League -con un polémico penal- y el Barcelona, una vez más también, quedó en el camino antes de la fase de los cuatro mejores, el diario Marca publica una crónica que ahonda en la desazón merengue.

“743 millones… para ganar una Champions”, publica el medio de referencia del madridismo, dando explícitamente a entender que abrir la billetera a destajo no ha dado réditos, en circunstancias de que ellos, los máximos rivales, se han embolsado tres de las últimas cuatro Copas de Europa. Se cita:

“Una Champions en siete años es el pobre balance del Barça en Europa, donde llegó a ganar dos Copas de Europa entre 2009 y 2011 y encadenar seis semifinales consecutivas. Si bien su dominio liguero en España se encuentra fuera de toda duda (está cerca de ganar la séptima de las últimas 10), en Europa ha perdido su poder a base de eliminaciones: encadena tres años cayendo en cuartos. Una trayectoria contra la que se ha luchado desde los despachos en materia de fichajes. Rodear a Messi de los mejores jugadores posibles para reinar en Europa y acercar al rosarino al Balón de Oro. Sin embargo, la inversión realizada en las últimas siete temporadas sólo se ha traducido en un entorchado, el de Berlín con la MSN y Luis Enrique”.

La publicación original con la información de todos los fichajes del último tiempo acá.