Luego del revés que sufrió el Gobierno en la víspera por el tema del aborto, esto tras el dictamen de Contraloría que presentó reparos a los protocolos de objeción de conciencia, el ministro de Salud, Emilio Santelices, sale a enfrentar el escenario. Habla de que no ha pensado en renunciar, de que son minorías las que se quejan.

“Los ministros obedecemos a la confianza del Presidente y no se ciñen por lo que puedan pensar minorías”, dice.

Además, el secretario de Estado sostiene que “toda experiencia en Salud nos deja lecciones. Esto nos dejó lecciones y las recogemos con mucha humildad”.

Sobre la resolución en sí, plantea que “a partir de lo que nos ha instruido la Controlaría, el equipo jurídico está trabajando para resolver aquellas materias que se han considerado modificar para dar cumplimiento con el mandato de la ley”.

“Lo que la Contraloría nos dice es que este protocolo tiene que adecuarse al dictamen que ellos realizan. Mientras ello ocurre, seguimos trabajando sobre la base del reglamento y es el que está vigente y nunca se ha modificado”, afirma.