El presidente de EE.UU., Donald Trump, impuso hoy nuevas sanciones contra el Gobierno venezolano, al firmar una orden ejecutiva por la que limita al Ejecutivo de Nicolás Maduro la venta de deuda y activos públicos en territorio estadounidense.

El Gobierno tomó esta decisión tras las elecciones presidenciales de este domingo a las que calificaron de “farsa” y en las que Maduro fue reelegido con 6,1 millones de votos, aunque registrando una de las participaciones más bajas en décadas.

“La orden ejecutiva de hoy cierra otra vía de corrupción que hemos observado que se usa: niega a los funcionarios venezolanos corruptos la capacidad de valorar indebidamente y vender activos públicos a cambio de sobornos”, indicaron funcionarios del Gobierno en conferencia de prensa.

De esta forma, la medida prohíbe a cualquier ciudadano, institución o empresa estadounidense adquirir deuda venezolana o activos y propiedades pertenecientes al Gobierno de Venezuela en Estados Unidos, incluidas aquellas inversiones derivadas de Petróleos de Venezuela S.A.

El objetivo es aumentar así la presión sobre el régimen chavista, al que también se le limita su capacidad de obtener liquidez, incluidas las cuentas por cobrar, del Gobierno venezolano como de la petrolera estatal PDVSA y el Banco Central Venezolano.

No obstante, las sanciones no atacan directamente las transacciones petroleras de Venezuela, por lo que EE.UU. no pone impedimento a que el crudo venezolano siga comercializándose en el país.

Aún así, indicaron que Estados Unidos “continúa manteniendo todas las opciones de respuesta” ante la situación de Venezuela, “incluida la opción militar”, y está coordinando activamente una acción conjunta con los 14 países miembros del Grupo de Lima.

Minutos antes de las nuevas sanciones, el vicepresidente Mike Pence adelantó que el Gobierno Trump tomaría medidas sobre el asunto. “La elección de Venezuela fue una farsa. Estados Unidos está en CONTRA de la dictadura y CON el pueblo de Venezuela pidiendo elecciones libres y justas”, señaló Pence en Twitter y agregó: “EE.UU. no se quedarán de brazos cruzados mientras Venezuela se derrumba”.