La masiva marcha que se realizó el pasado 4 de junio en Buenos Aires, Argentina, convocó a varios grupos de mujeres, entre ellos, a Actrices Argentinas, un conglomerado de interpretes a favor del aborto y que ese día desfilaron por Plaza de Mayo para poner presión al Congreso a días de votar por la legalización del mismo.

Lo cierto, es que la convocante marcha trasandina tuvo a varias figuras marchando, entre ellas a Dalma Maradona. Tras el evento, la hija de Diego, publicó una columna en Revista Anfibia donde explicó sus motivaciones para asistir a la marcha y su defensa acérrima al aborto.

“Me bajé del avión, recién llegada de la luna de miel, y me fui a la marcha. La del 4 de junio fue a mi primera marcha NiUnaMenos. Tuve la oportunidad de ir y de estar junto al colectivo Actrices Argentinas haciendo fuerza para que salga la ley por la legalización del aborto. Me di cuenta de que había muchas niñas con el pañuelo verde que sabían lo que estaban haciendo. Eso me emocionó muchísimo, me hizo pensar que yo con 10, 15 años, no sé si hubiera tenido esa lucidez o ese lugar para manifestarme como se manifiestan estas hermosas pequeñas”, comenzó relatando.

“Fui a un colegio doble escolaridad desde sala de 5: inglés a la mañana, castellano a la tarde. Para mí era genial, todos me conocían desde chiquita, era una más. Pero cuando entro a la universidad pública me doy cuenta de que el colegio era, un poco, una burbuja. Me encontré con otras realidades, como gente que cursaba a la mañana y tenía un trabajo a la tarde y otro a la noche para poder mantenerse y hacía la carrera con un amor y un esfuerzo… Y yo capaz me quejaba porque tenía que madrugar. Eso también me hizo valor el espacio que me había ganado ahí adentro y al mismo tiempo sabía que no por eso me lo merecía menos”, continuó.

También contó su experiencia familiar en torno al feminismo y las contradicciones que le generaba su entorno. “Siempre tuve una mirada feminista de la vida en cuanto al trabajo, al amor, en cuanto a todo. Y eso ahora está mucho más manifestado en mí. Por ejemplo, siempre fui bastante crítica con mi mamá y con mi hermana. Desde chica tuve claro que no iba a seguir el camino de mi mamá que después, sin querer, repitió mi hermana. Me refiero a dejar lo que una ama y le gusta hacer por acompañar a otra persona a lograr su proyecto. En su momento fue mi papá que estaba en otro país jugando al fútbol, después fue el marido de mi hermana también, lo mismo, en otro país jugando al fútbol”, dijo, y agregó: “Yo tenía clarísimo que no quería seguir ese camino”.

“Me parecía que, aunque sonara egoísta, tenía mis prioridades y no iba a dejar de hacer lo que me gustaba por seguir a alguien. Eso lo pude sostener en el tiempo. Hoy tengo una pareja que me apoya tanto en mi trabajo como en mis pensamientos, y creo que tiene que ver con eso, con lo que yo buscaba para mí”, aseguró.

La actriz aclaró sus razones para ir a la Marcha, pese a la culpa: “Fui con culpa porque no había participado de las asambleas ni de nada, no quería sacarle el lugar a nadie. Llegué, empecé a disculparme y enseguida me dijeron: ‘¡Ya fue, vení atrás de la bandera!’. Se respiró un amor total. Te encontrabas con gente a la que no conocés tanto, te dabas un abrazo impresionante: ‘Qué lindo verte acá'”.

“Cuando puse una foto de la marcha en mis redes sociales y otra con el pañuelo verde, me insultaron como nunca en mi vida. Pero nunca me importó menos. Por primera vez me siento así de segura de defender algo como la legalización del aborto”, cerró.