La secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen, afirmó que el Gobierno no pedirá “disculpas” al asegurar que “las acciones ilegales tienen consecuencias”, ante la polémica desatada por la separación de menores de sus familias tras cruzar ilegalmente la frontera.

“No pediremos disculpas” por la separación de niños en la frontera, afirmó Nielsen en un discurso ante la Asociación Nacional de Sheriffs en Nueva Orleans (Luisiana).

Las autoridades confirmaron la semana pasada que separaron de sus familias a cerca de 2.000 menores inmigrantes en la frontera con México en un plazo de seis semanas en el marco de la política de “tolerancia cero” en la frontera y contra la inmigración ilegal, impulsada por el presidente estadounidense, Donald Trump.

Nielsen remarcó que aquellos que “comenten acciones ilegales tienen consecuencias”, al margen de si están acompañados por menores de edad o no.

“Este gobierno tiene un mensaje sencillo: si cruzas la frontera de manera ilegal, serás procesado”, agregó la funcionaria.

En los últimos días han aparecido reportes de la dramática situación de estos menores, alojados en almacenes reconvertidos en centros de detención temporal y en algunos casos ubicados dentro de recintos divididos a modo de jaulas.

Y, en consecuencia, han crecido las críticas de la oposición demócrata, pero también en el seno del propio partido republicano, al que pertenece el presidente Trump.

Nielsen, sin embargo, instó “a no creer a la prensa” y señaló que los niños separados de sus familiares “están muy bien cuidados”.