La Dirección General del Crédito Pendario, más conocida como la “Tía Rica”, será la encargada de rematar todos los bienes comisados al dictador Augusto Pinochet, todo esto en el marco del bullado caso Riggs.

Según consigna La Tercera, el hecho se da luego de que la justicia nacional concluyera que el tirano desvió US$ 6.466.406 de gastos reservados a diferentes cuentas que poseía en el extranjero con nombres truchos y que formaron parte del origen de su fortuna.

Pues bien, tras revisar un recurso del Consejo de Defensa del Estado ordenando la restitución de sus bienes al fisco, la Corte Suprema falló a favor y ordenó devolver a las arcas públicas todo el dinero y elementos que fueron confiscados al ex comandante en jefe del Ejército en el caso Riggs y que están avaluados en 13 millones de dólares.

Dentro de la fortuna de Pinochet aparecen instrumentos bancarios, 24 propiedades tasadas en 7,3 millones de dólares y tres vehículos.

La Tercera consigna que cuando sea ejecutoriado el fallo, el CDE deberá inscribir los bienes a nombre del fisco. Luego de ello, se procederá a rematar dichos elementos por medio de la “Tía Rica”.

Vale decir que el caso Riggs surgió cuando en Gringolandia comenzaron a investigar y perseguir casos de financiamiento al terrorismo internacional, sin embargo se encontraron con cerca de 125 cuentas secretas del dictador.