El joven transgénero, Carlos Delacruz, cayó en cana luego de que sus ex parejas lo denunciaran por mentirles y usar un pene falso que les causaba sangrado y extremo dolor al mantener relaciones sexuales.

Según consigna Radio Bíobío, una polola con la que empezó en 2013 descubrió que el protagonista de esta historia usaba un pene falso. En ese minuto comprendió por qué Carlos siempre hacía el amor con la luz apagada.

Añadió que siempre la hizo sentir culpable por sentir dolor en sus encuentros amatorios.

Claro que no fue la única denunciante, Otra ex también acudió a la justicia para contar que durante los 9 meses que duró su relación sufrió de sangrados, profundas molestias y mucho dolor.

Dichas mujeres afirmaron sentirse “sucias, usadas y engañadas” por Carlos.

La fiscal, Kirsten Cockburn, detalló que “ellas creían que estaban siendo penetrada por su pene durante el coito… se agarraba a la base del pene con la mano”.

Ya avanzado el caso, la justicia de Escocia determinó que el acusado debe cumplir 3 años de cárcel por daños físicos y psicológicos a sus ex parejas.