Se ha alargado la polémica por la carta al director enviada por el cantante Alberto Plaza a El Mercurio, la que según el artista fue descontextualizada por algunos medios.

Hay que recordar que Plaza se refirió a las complicaciones que a diario debe enfrentar Carabineros al momento de manejar una marcha o manifestación, y tomando por contexto el ataque sufrido por uniformados, quienes recibieron bombas molotov en el Liceo de Aplicación, sostuvo que “hoy, los Carabineros están impedidos de ejercer un control efectivo de la violencia por temor a ser sancionados o incluso expulsados de la institución por ‘represivos’. Y aquí es donde está el gran malentendido. El concepto de represión no puede ser analizado con independencia del acto que se está reprimiendo”.

En este punto, el autor de “Bandido” aseveró que “si una persona está manifestándose pacíficamente en una marcha, reprimirla sería condenable, pero cuando lo que se está reprimiendo es un acto dañino y destructivo, como intentar prenderle fuego a un ser humano, la represión no solo es aceptable, sino que necesaria”.

Las palabras del cantante generaron rechazo en un amplio sector de usuarios de redes sociales, quienes le reprocharon su postura y Plaza alegó que fue sacado de contexto en algunos titulares, donde se aisló la frase “la represión no solo es aceptable, sino que necesaria”.

Ante un usuario que le preguntó si era verdad lo que había dicho, el artista contestó que “Son las clásicas malas intenciones de algunos periodistas. La carta está en El Mercurio. Te invito a leerla”. Luego insistió en su punto al publicar el link a la carta señalando que está “enterita. Dedicada a aquellos que me sacan de contexto”.

Este martes fue el periodista Freddy Stock quien se refirió a la situación, opinando sobre las duras críticas que ha recibido el hombre radicado en Miami.

“No soy amigo de Alberto Plaza, él y yo lo sabemos, pero el fusilamiento público que le hacen por su columna es incomprensible, descontextualizado” señaló Stock en el inicio del mensaje en su Twitter.

Luego el profesional sostiene que “Apunta a la irracionalidad de las redes cuando se lee lo que se desea y no lo que corresponde. Yace un peligro para todos en esto”.