Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Opinión

22 de Junio de 2009

Acerca de la educación en Chile (o la falta de)

Por

Por José Miguel La Rivera

The Clinic esta en mi lista para revisar las noticias de Chile. Soy miembro del creciente club de chilenos que vive y trabaja en el extranjero, pero mantengo contactos y visito mi país natal regularmente. Días atrás leo el titular de la entrevista de Julio Sánchez con Martín Zilic. Mi interés en el tema de la educación me empuja a leer la entrevista entera y sigo con los comentarios, los que normalmente quedan sin tocar. La cascada de opiniones sin sentido, insultos y ataques personales me confirma que este ejercicio no me ayuda.

Supongo que los editores, fieles al lema “Firme junto al Pueblo” y creyentes en la libre expresión de opiniones, permiten que cualquier persona escriba lo que quiera. Esto es altruista, pero la abundancia de groserías y la pésima gramática de la mayoría de los usuarios demuestra que este espacio es “popular” por todas las razones equivocadas. Insultar gratuitamente a un ex-ministro que ofrece respuestas consecuentes con su formación humanista y su posición política no es productivo para nadie. Las preferencias ideológicas de Martín Zilic son diferentes a las mías, pero entiendo que su preocupación principal es apuntar hacia el futuro y en esto compartimos la misma onda.
El primer argumento de Zilic es lógico y definitivo. Chile necesita un acuerdo nacional para obtener resultados que mejoren el sistema educacional. La falta de una discusión coherente para manejar un sistema de educación que está reventado es totalmente obvia. La falta de criterio profundo para articular la historia y expectativas del país, toma cuerpo en programitas a 4 años que en la práctica, no cambiarán nada.
La posición de Zilic es moderna, acertada y refleja su experiencia en varios ámbitos cuando explica, como segundo argumento, que los profesores son la parte vital del sistema. Mejor entrenamiento y mejores sueldos para los profesores quizás no sea la receta obvia para muchos chilenos pero, en países como Finlandia, Suecia y Dinamarca, demuestran el rol estratégico de los educadores en el desarrollo de un país. Nokia, Ericsson, SAS, Saab, Scania y Volvo son el producto refinado de sociedades enfocadas en un futuro a largo plazo. Los escandinavos manejan la educación como factor critico para mantener una redistribución equitativa, poner acento en justicia social y poder competir a nivel mundial. Dinamarca se proclama como el país mas feliz del mundo.
El desafío para los chilenos es grande pero un país pequeño tiene mas ventajas para reaccionar. Los 9 millones y tantos de suecos que viven en una geografía loca, similar al sur de Chile, muy bella pero con pocos recursos naturales, entendieron hace rato las ventajas del inglés como lengua franca. En 1849 el inglés se determinó esencial para el estudio de las ciencias naturales en colegios secundarios. Después de la segunda guerra mundial, pasó a ser obligatorio para todos los estudiantes, quienes pueden además aprender otros idiomas como alemán, español o francés. Un tercio de los trabajadores en Suecia poseen calificaciones universitarias y empujan una economía de exportación donde las áreas de ingeniería y tecnología representan 50% del total.
El tercer argumento del ex-ministro está dirigido al centro del dilema chileno. Zilic correctamente afirma que en el año 2009 todavía el aparato legislativo esta estancado tratando de desarmar los dictados de Pinochet. La promulgación de leyes que no tienen el apoyo de la mayoría de los ciudadanos, como la Ley General de Educación no nos debiera sorprender. Los políticos de derecha y el pinochetismo tienen que defender el desmantelamiento del sistema nacional de educación. Lo que desmoraliza a muchos es la continua falta de propósito en los gobiernos de Ailwyn, Frei, Lagos y Bachelet para llegar al fondo y remediar una de las peores decisiones para el desarrollo social de Chile. Y esto es lo que Zilic esta tratando de decir cuando afirma que la falta de mecanismos para expresar voluntades ciudadanas no existe en Chile. La concertación es un arreglo que esta cansado, es abusado por un porcentaje alto de gente que solo persigue intereses personales y no ha podido generar nuevos lideres.
En el pasado, en un país pequeño y con recursos limitados, creyentes en educación publica y secular, fundaron el Instituto Nacional, establecieron educación primaria gratuita y obligatoria, rebajaron el nivel de analfabetismo al mas bajo del cono Sur y gestaron centros de educación especializada como la UTE, que era gratis! igual que la mayoría de las universidades en Dinamarca, y que también exportaba ingenieros industriales. ¿Como nos pasamos de eso a una situación donde Chile queda en el puesto 110 en la lista mundial que compara educación básica?
La respuesta a esta pregunta necesita un análisis separado, para tratar el tema con respeto, pero yo los invito hacia la primera clave. Revisen en la Internet y estudien estadísticas para comparar población, producto interno bruto, ingreso per capita, educación y gastos militares entre Chile, Finlandia, Suecia y Dinamarca. Chile es el único país de los cuatro que gasta mas en mantener las fuerzas armadas que en educación.

Notas relacionadas