Apenas 3,9 segundos demoró Michele Virgilio, jugador del Namese de la cuarta división italiana en anotar el gol más rápido de la historia de los partidos oficiales al “Casa del Diavolo” cuyos jugadores no pudieron más observar la tremenda pepa.