Si bien la huelga de los trabajadores del Citibank, de propiedad del Banco de Chile, terminó el viernes pasado con un acuerdo entre las partes, el proceso dejó al descubierto algunas prácticas antisindicales bastante grotescas. La más preocupante fue la contratación de fotógrafos por parte del Banco para, literalmente, sapear a los huelgistas.

Según cuenta Claudio Santana, presidente de la Unión de Reporteros Gráficos y Camarógrafos, a él lo llamaron el 8 de agosto -un día antes de que comenzara la huelga- para solicitarle algunos nombres de fotógrafos que pudiesen hacer el trabajito.

-Un fotógrafo que trabaja para el Banco de Chile me dijo que era para sacarle fotos a la gente del Banco, pero yo pensé que era una pega institucional.

Sin embargo, resultó ser que a los fotógrafos que Santana recomendó les comentaron que la idea era tomarle fotos a quienes estuvieran manifestándose.

-Cuando supe del objetivo del trabajo, le dije a la persona a la que había recomendado que, personalmente, no haría jamás esa pega, aunque no tuviera un peso en el bolsillo, porque la idea es siempre dignificar el trabajo y hacerla siempre en un marco ético -concluye Santana.