Más de medio millón de familias chilenas se encuentran morosas en el pago por derechos de aseo municipal, lo que conforme a datos de la Contraloría General de la República representa una cifra cercana a 310 millones de pesos en montos no recaudados por este concepto.

Así se desprende de un estudio realizado por el Observatorio Social de la Universidad Iberoamericana que recogió información de una veintena de comunas del Gran Santiago y regiones y estableció que los morosos ni siquiera se han enterado de la deuda.

Christián Vittori, miembro de la entidad académica y también concejal de Maipú, dijo que el desconocimiento por parte de quienes enfrentan morosidad, responde a la falta de diligencia por parte de los municipios, a la hora de notificar la obligación de pago.

“El origen del problema que tenemos hoy es que los municipios han sido poco diligentes al notificar estas deudas. Quien tiene la facultad de notificar es el municipio y, por lo tanto, como no han notificado oportunamente a los vecinos, hay muchas personas que nunca se enteraron o que recién se están enterando de que sus casas están afectas al pago de derechos y hoy día son deudores morosos”, advirtió.

Vittori explicó que en el estudio pudieron detectar montos de deudas que van desde 400 mil hasta un millón y medio de pesos y que se trata de “una situación generalizada”, que afecta a más del 80 por ciento de las comunas del país.

“Hay casos de personas que se han enterado de deudas después de muchos años y, lo peor es que, el valor de la cuota, entre multas e intereses, es el triple. Más del 50 por ciento de la deuda es por intereses”, aseguró.

El concejal maipucino dijo que luego de conocer los resultados de este estudio han elaborado una propuesta que ya han compartido con algunos parlamentarios y con la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere), en la que plantean impulsar una solución legislativa.

Según explicó, la idea es que “las multas de más de 5 años de antigüedad sean declaradas incobrables” y que aquellas inferiores a un lustro, puedan ser condonadas.

“Para que se faculte a los municipios para condonar multas e intereses y se deje exento de pago a las personas de la tercera edad y así permitir que los contribuyentes pagar con facilidad el capital la deuda, sin deudas ni multas. Con esto estamos seguros de que los vecinos ganarían”, planteó.