El cura Pizarro se encuentra alejado de la actividad política y reparte su tiempo trabajando en las poblaciones donde afirma que “está la verdadera misión que nos encargó Cristo”. El ex candidato mira con recelo la democracia actual, no cree en las alentadoras cifras económicas oficiales y lamenta que cuando se hable de la Iglesia, solo se hable de pedofilia. Este es Eugenio Pizarro, un hombre que ni siquiera votó por sí mismo y que exige que el cura Karadima pida disculpas públicas.

¿Por qué cree que hay tanta gente que se está presentando como candidato?
-No lo sé, pero hay mucha gente a la que le gusta el poder. No veo para qué tanta alharaca presentando candidaturas cuando todavía faltan dos años para la elección. Me parece extralimitado ese afán de ser candidato. Además, Chile no es democrático, así que no sé por qué se molestan tanto en querer ser candidatos en un país sin democracia.

¿Qué sentido tiene presentar una candidatura sin reales posibilidades de ganar?
-Hay que tener alguna finalidad personal para presentarse aun sabiendo que se va a perder.
Por ejemplo, cuando yo me presente, sabía que no iba a ganar. Yo no estaba compitiendo por la presidencia. Simplemente estaba aprovechando la campaña electoral para poder levantar la causa de los más pobres. Yo nunca quise ser presidente de la Republica.

El día de hoy, con la mano en el corazón ¿Se arrepiente de haber sido candidato presidencial?
-Nunca me arrepiento de hacer algo por los pobres. Nunca. Yo no me metí para ser presidente, eso lo tenía muy claro en mi interior. ¿Usted se acuerda de Manfred Max Neef? El también decía que no estaba para presidente. El estaba para poner los temas ausentes, como la ecología, el medio ambiente. Yo estaba para poner los temas de las personas ausentes del poder, que son los pobres.

En las próximas elecciones ¿Por quien votaría?
-Yo no vote ni por mí. Porque no creo en la democracia chilena. Desde 1973 que yo no hago uso de mi derecho ciudadano. Lo que pasó es que la gente pobre me pidió en 1988 que me inscribiera en los registros electorales para decirle “NO” a Pinochet y voté por el NO. Pero cuando la gente se sube por el chorro piensa que hay una democracia efectiva y presenta su candidatura, yo prefiero no votar.

La pedofilia
¿Cómo ve la situación actual de la Iglesia?

-Yo rechazo terminantemente los pecados que se han cometido entre gente perteneciente a la Iglesia. Pero ellos son personas e hijos de Dios. Uno tiene que preocuparse de las victimas y también del victimario. Jesús vino a salvar el mundo, vino por los pecadores y no por los justos. La iglesia es de Jesús, pero está compuesta por personas de carne y hueso. Por eso yo puedo decir que la iglesia es “Santa y pecadora”. Es Santa porque es de Jesús y pecadora porque están hombres y mujeres.

¿Qué es lo que se tiene que hacer con los sacerdotes pedófilos? -La enseñanza de Jesús es que hay que perdonar a la gente que pide disculpas. Porque, para que exista perdón, tiene que haber arrepentimiento. Por ejemplo, si en mi familia hubiera un miembro que es ladrón, yo tengo que preocuparme de él. Tratar de que no sea más ladrón, que se recupere y que se salve. Está bien que existan leyes y castigos, pero al pecador también hay que salvarlo.

¿Y en el caso de Karadima?
-Lo mismo que dije anteriormente, aunque a veces cuesta. Porque cuando uno lee todo lo que hizo Karadima, chuta que cuesta. Hizo hartas tonteras el amigo. Pero yo creo que Jesús estuvo en la cruz para salvar a todos. En la cruz incluso salvó a unos ladrones. Por eso dijo “padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”. La Iglesia ya lo condenó, por lo que él mismo debería pedir perdón y decir “yo me arrepiento de todas las tonteras que hice”. También corresponde que diga una palabra de arrepentimiento. No sirve que se pida un perdón en general. Sobre todo si son cosas públicas.

¿Hasta cuándo la Iglesia tendrá que dar explicaciones por los casos de Pedofilia?
-Yo creo que la Iglesia no tiene que dar más explicaciones sobre la pedofilia. La iglesia tiene que preocuparse de recuperar la credibilidad y entender que tenemos una oportunidad privilegiada de recuperarnos, purificarnos y ser como Dios quiere. Para eso tenemos que trabajar con los pobres. Es una opción que no debe olvidarse nunca. Así a la gente se le va a olvidar que tal o cual fue pedófilo. El mal no es más que la ausencia de bien. Si nos quedamos solamente en los pecados y no hacemos el bien, todo va a ser malo. No se puede seguir insistiendo siempre en lo mismo, porque en Chile existe mucha mentira. Convierten a los que se han equivocado en una diversión mediática, cuando los mismos que opinan no se miran así mismos y ven los pecados que ellos han cometido.

Ni Crecimiento ni Democracia
El gobierno entrega cifras oficiales de gran crecimiento económico y pleno empleo ¿Qué ha visto de eso en las poblaciones?

-Acabo de escuchar en las noticias de que Chile tuvo un gran crecimiento económico, creo que más de un 6%. Pero eso es la macro economía. La micro economía no llega nunca a la gente más pobre. Eso del “chorreo” no existe. Yo trabajo en los campamentos, donde la gente me dice “Ah! Que macro económica y micro economía, yo la única micro que conozco es la que pasa frente a mi casa y apenas puedo pagarla”. La gente no cree en esas cifras y yo no creo en la economía que hay en Chile. Está todo privatizado y el estado no puede regular el bien común de todos los chilenos. Unos pocos se quedan con todo.

¿Y que pasa con la libre competencia?
-Eso no existe, porque la gente pone primero lo material y después la persona humana. Por eso me da tanta vergüenza cuando salen los ministros a decir que ellos están defendiendo la “libre competencia” Jajaja! ¿Y compitiendo para que? Para tener más plata. Y los que compiten son dos o tres poderosos y esa es toda la competencia. En Chile existe un pulpo con muchos tentáculos que agarra de aquí, que agarra de allá, que agarra de acullá y todo eso se lo entrega a los empresarios. Y los empresarios, que son una minoría, tienen toda la riqueza. Este sistema, a nivel mundial, ha provocado que el 80% de la población mundial sea pobre y apenas un 20% concentre la riqueza. Esos se llevan la torta.

El sistema binominal ¿habría que reformarlo?
-Por supuesto. Es una cuestión que no la entiende ni Pitágoras. Como va a ser posible que el 33,4% es igual al 66,6%. Eso no es democrático, es injusto y excluyente. Algunos dicen que la ley binominal ayuda para que no haya partidos chicos que entorpezcan la democracia… yo me pregunto ¿En que entorpece al libre pensamiento y a la libre opinión que haya más de dos bloques? En nada. Cristo fue uno solo y ganó. La mayoría no siempre tiene la verdad. Es una falacia que la mayoría sea la verdad. Ahora cierta mayoría eligió un gobierno de derecha, pero eso no quiere decir que la derecha tenga la verdad, simplemente ganó.

¿Cómo evalúa el gobierno de Piñera?
-Yo a Piñera ni siquiera lo evaluó, porque no le reconozco ninguna autoridad. Yo no he tenido presidente de Chile desde el año 1973. El pueblo está muy desencantado. Hay una minoría secuestra a una mayoría y se siente dueña del país. Hacen y deshacen mientras el resto de los chilenos son solo títeres. La pomada que se vende en los medios de comunicación no tiene nada que ver con la realidad. En Chile, lo que se dice es muy distinto a lo que se hace. Eso me recuerda a una frase del Evangelio en que Jesús decía ante los doctores de la ley “hagan lo que ellos dicen, pero no hagan lo que ellos hacen”. Somos como el padre Gatica, que predica y no practica.