El geofísico cubano Víctor Sardiña, de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) le tiró la cadena hoy al SHOA en Radio Cooperativa contando que repitió varias veces a los funcionarios del organismo chileno el 27 de febrero del 2010 que existía una alerta de tsunami para las costas de Chile y que el personal de la Armada le confirmó la recepción del mensaje.

“El mensaje oficial de alerta se envió a los 11 minutos del sismo”, dijo Sardiña, en medio de la polvareda levantada ayer por la petición de formalización de 8 personas, presuntamente responsables por los hechos.

“El llamar a los países que están bajo la alerta es más bien un problema de cortesía profesional, ni siquiera es parte del protocolo oficial. Se hace porque nos gusta tener la certeza de que sí recibieron el mensaje, de que están al tanto de que algo potencialmente dañino va a ocurrir y al menos se le da la posibilidad de reaccionar”, explicó el geofísico, quien también relató los hechos a la fiscal del caso, Solange Huerta.

“Le pregunté a la persona si había recibido el mensaje y me dice que sí. Entonces yo le paso revista a los parámetros, le digo la longitud, la latitud y se los repetí dos o tres veces, quizás cuatro. Le repetí si recibieron la alerta de tsunami y me dice ‘ sí, la recibimos’, le digo si la tienen ahí en la mano y me dijo ‘sí, la tenemos'”, dijo.

Además el cubano dice que se enteró porque lo llamó un periodista chileno, dos días después, “y en medio de una conversación me cuenta que había habido un problema en Chile, que se había cometido un error y que no se había alertado a la población”.

“Eso me sorprendió porque no le encontraba sentido, yo dije que el mensaje se recibió. Nosotros acá siempre hemos considerado a Chile – y todavía lo seguimos considerando- un país con un tremendo nivel y muy preparado para este tipo de vicisitudes y en ese sentido sí me sorprendió, no lo puedo negar”, señaló