A través de la oficina de partes de la Intendencia Metropolitana, dirigentes de diversas organizaciones sociales agrupadas en “Democracia para Chile”, solicitaron autorización para realizar la marcha convocada para esta tarde en el centro de Santiago, para respaldar las movilizaciones de los habitantes de Aysén.

La caminata está programada para las 19:00 horas en Alameda con el Paseo Ahumada, para avanzar hasta el Palacio de La Moneda, tras lo cual dejarán una carta al Presidente de la República, y luego continuar hasta la Plaza de Armas.

En la oportunidad, la presidenta de la Confederación de Funcionarios de la Salud Municipalizada (Confusam) Carolina Espinoza, reiteró el rechazo de las organizaciones sociales a la forma en que el Gobierno ha respondido a las demandas de los aiseninos, hecho que, según dijo, es una demostración de la incapacidad del Ejecutivo de sentarse a dialogar.

“Es una demostración más de la inconsistencia de este Gobierno, que dice tener la voluntad de solucionar los problemas, y que, sin embargo, en los hecho concretos, no hace nada más que seguir intentando solucionar con bencina para incendiar un conflicto que va ir en ascenso, mientras este gobierno sea incapaz de dar respuesta a las demandas de la ciudadanía”, afirmó.

A su vez, el dirigente del movimiento ambientalista “Acción Ecológica”, Luis Mariano Rendón, dijo valorar que el Gobierno haya decidido enviar a la región a los ministros de Salud y de Transportes, Jaime Mañalich y Pedro Pablo Errázuriz, respectivamente, pero recalcó que lo que se necesitan soluciones concretas, que es lo que reclaman los habitantes de la Patagonia.

“Esta bien que vayan (los ministros), pero tienen que tomar resoluciones concretas. Nos parece bien que ya entiendan que esto no lo pueden acallar sólo con represión y que tengan que empezar un diálogo. Esperamos que (Sebastián) Piñera entienda que nos sería bueno para él que se pasara todo su mandato apagando incendios, o con represión o inyectado recursos de emergencia, si no que avance en los cambios democratizadores”, señaló.

En ese sentido, Rendón descartó que los habitantes de la Región de Aysén estén movilizados con propósitos separatistas, sino por el contrario, están demandando soberanía para la toma de decisiones.

“Nadie está pensando en eso. La gente, lo único que está pensando es en poder ejercer su soberanía, que los ciudadanos puedan decidir, elegir sus autoridades, como ocurre en otros países de América Latina. Los chilenos parece que fuéramos una especie de interdictos. A nosotros nos tienen que designar las autoridades en las regiones”, advirtió.

Rendón aseguró además que la llamada deuda histórica con la Región de Aysén se arrastra desde hace décadas, por lo que las responsabilidades son compartidas entre el actual Gobierno y las administraciones de la Concertación.

“Sin duda esto viene de mucho tiempo. Esto no es un problema del gobierno actual, es un problema que viene arrastrándose por décadas en Chile. Ahora, la ciudadanía ha despertado de un sueño profundo en que estuvo sumida durante mucho tiempo, y hoy día está exigiendo la democratización”, sostuvo.