Estudiantes, académicos y funcionarios de la Universidad del Mar, frente al problema que les aqueja, se reunieron con el senador Francisco Chahuan (RN) y la seremi de Educación, Patricia Colarte, y les pidieron que les ayuden de que no se produzca el cierre de ese plantel, para así no dejar sin la posibilidad de terminar sus carreras a cerca de 20.000 alumnos.

Dicha universidad está siendo auditada por fiscalizadores del ministerio de Educación debido a presuntas irregularidades financieras en ésta, denunciadas por el ex rector Raúl Urrutia, después que éste renunciara a ese cargo.

Respecto a esta situación y en concordancia con lo expresado por el ministro de Educación, Harald Beyer, la seremi Patricia Colarte expresó que “esta comisión (fiscalizadora) va a estar un tiempo determinado para ver cuáles son las situaciones que tiene el establecimiento de educación superior. Quiero decirle que la preocupación que tiene el ministerio y el ministro en particular es darles tranquilidad a los estudiantes de que ellos podrán terminar sus carreras universitarias”.

En tanto, la vocera de los docentes de la Universidad del Mar, María Angélica Torres, dijo esperar el apoyo necesario de las autoridades para que la universidad siga funcionando.

“Queremos específicamente solicitar que la Universidad del Mar continúe, nosotros creemos que es un proyecto educativo que es viable, que necesitamos el apoyo del estado en términos de responsabilidad frente a los procesos de la educación superior en términos de universidades privadas. Necesitamos que nos acompañen para refundar la Universidad del Mar e iniciar un trabajo de desarrollo que cada uno de los estamentos espera”.

Al respecto, el senador Francisco Chahuan manifestó que “junto con los tres estamentos de la universidad, los estudiantes, académicos y funcionarios, nos hemos reunido para los efectos de estudiar acciones que permitan asegurar la continuidad laboral y académica de los 22 mil estudiantes y 3 mil trabajadores de la Universidad del Mar. Creemos que esta es una situación es crítica, hoy día hay una comisión fiscalizadora que va a terminar con un informe, el cual va a establecer posibles sanciones y vías para los efectos de asegurar la continuidad de los estudios y fuente laboral de los funcionarios”.

Por su parte, el representante de estudiantes de la Universidad del Mar, Erick Díaz, también manifestó su preocupación, y deseo de que la universidad siga impartiendo las clases sin la posibilidad de que esta se cierre, y además solicitó que los criterios económicos no estén por sobre los académicos.

Tenemos 18 mil estudiantes que están angustiadísimos por la posibilidad de tener un título fantasma o quizás por no terminar su carrera. A ellos queremos darle tranquilidad, estamos haciendo lo necesario para demandar de la institución y del ministerio un gesto que nos diga que la universidad no cierra y que podamos estar tranquilos”, expresó Díaz.