Asamblea Constituyente: 10 buenas razones

La exigencia de una Asamblea Constituyente –representativa de chilenos y chilenas sin exclusión- que le devuelva al pueblo de Chile su soberanía y que nos permita elaborar un nuevo contrato político y social que exprese los intereses de todos los sectores del país, ha cobrado fuerza en el seno de la sociedad chilena. Los herederos de la institucionalidad pinochetista y sus medios de comunicación reaccionaron de inmediato, asociando dolosamente esta iniciativa a procesos recientes en otros países sudamericanos de los cuales se declaran férreos enemigos. Sin mencionar que las democracias europeas y anglosajonas que admiran nacieron gracias a procesos constituyentes.

Por eso me parece necesario enumerar algunas de las razones que han convertido a la Asamblea Constituyente en un camino no sólo posible, sino necesario.

La actual Constitución es insalvablemente ilegítima en su origen pues:

1. FUE IMPUESTA POR LA FUERZA: fue elaborada por siete abogados designados por Pinochet, e impuesta en un plebiscito fraudulento, sin padrón electoral y en estado de sitio y de excepción.

2. ES AUTORITARIA: secuestró nuestra Soberanía política y no contiene mecanismos que nos permitan recuperarla.

3. TIENE VOCACIÓN DE PERPETUIDAD: su único fin es eternizar la obra de Pinochet, asegurar el modelo económico de los Chicago Boys, y la visión de los sectores más conservadores de la Iglesia Católica.

4. ES MINORITARIA: fue elaborada por unos pocos que se sintieron dueños del país e impusieron reglas para su beneficio particular.

5. JAMÁS HA SIDO CONSULTADA: como señala el constitucionalista Pablo Ruiz-Tagle, pese a ser la constitución que más modificaciones ha tenido en la historia de Chile, sigue igual y nunca ha sido sometida a consulta popular.

Pero esta constitución impuesta por Pinochet, aceptada y legitimada por la Concertación, no solamente es ilegítima en su origen, también es ilegítima en su contenido, pues:

6. ES ANTIDEMOCRÁTICA, ya que da poder de veto a una minoría política (la UDI) y restringe la diversidad política (sistema electoral binominal, ley de partidos políticos, Tribunal Constitucional, Quórums Parlamentarios imposibles, etc).

7. ES NEOLIBERAL, ya que consagra constitucionalmente el modelo económico de la dictadura pues castra al Estado, le impide jugar un rol activo, favorece las desigualdades y los abusos del mercado.

8. ES SERVIL, pues regala nuestros recursos naturales a los grupos económicos nacionales y trasnacionales y permite que se destruya nuestro medio ambiente.

9. ES INJUSTA: porque no reconoce ni garantiza derechos humanos fundamentales como la educación, la salud, la vivienda, el trabajo y la previsión.

10. ES VIOLENTA Y DISCRIMINATORIA: pues no reconoce a los pueblos originarios ni sus derechos colectivos, discrimina a la multiplicidad de géneros y busca homogeneizar a todos los ciudadanos bajo una concepción moral y valórica determinada.

Estas son las principales razones que nos llevan a impulsar una Asamblea Constituyente, órgano fundador por excelencia de las democracias modernas. Para recuperar nuestra Soberanía secuestrada, para elaborar un nuevo pacto político y social que respete derechos y consagre deberes. ¿Qué otra razón tienes tú para impulsar la Asamblea Constituyente?

Comentarios