El fiscal Esteban Silva, que investiga el incidente donde un gendarme, cabo segundo Jorge Retamal, hirió de bala a un joven de 21 años, Ányelo Estrada, afirmó que el gendarme actuó de forma negligente.

“Tenemos la visión de que efectivamente hubo un actuar negligente, poco cuidadoso, que terminó con una persona herida de gravedad”, señaló Silva, según consigna el portal Emol.

“De acuerdo a las imágenes y declaraciones de testigos las circunstancias en que la víctima se encontraba en su domicilio en compañía de su pareja, la verdad es que no vemos como pudiera imputarse al gendarme conocimiento previo de la víctima que pudiera justificar que lo hubiera hecho intencionalmente en dirección a esta persona y con la idea de provocarle la muerte, está descartado”, señaló.

Aunque Silva sostuvo que no conoce los protocolos de Gendarmería, afirmó que “esto va más allá de la definición administrativa en que deben realizarse los traslados de los imputados y es una cuestión bastante básica que una persona que maneja un arma de fuego debiera estar en condiciones de discernir si es razonable realizar disparos estando rodeado de edificios residenciales”.

Actualmente Retamal está detenido y mañana será puesto a disposición del Tribunal.

En tanto, el joven herido, identificado como Ángelo Estrada, se encuentra con riesgo vital después de recibir el impacto de bala en la cabeza en la ventana de su departamento.

Estrada fue trasladado a un centro médico de la capital, donde está siendo sometido a una intervención quirúrgica.

“Lamentablemente uno de esos impactos de bala le pegó en la cabeza a un señor que estaba en este edificio en el cuarto piso, sin salida de proyectil, el cual se encuentra grave, con peligro de muerte”, dijo a los periodistas el general de Carabineros Rodolfo Pacheco.

Según Pacheco, un furgón de Gendarmería circulaba por el sector donde los jóvenes se enfrentaban con la policía y fue atacado también por estudiantes de secundaria.

El cabo segundo Jorge Retamal, de la Unidad de Servicios Especiales Penitenciarios, efectuó dos disparos al aire desde el interior del vehículo para ahuyentar a los estudiantes.

Uno de los tiros impactó en el joven de 21 años que observaba los hechos desde un balcón.

El comandante Juan Rojas, jefe de seguridad de Gendarmería, dijo a los periodistas que Retamal “fue atacado por una turba” y que al ver “su integridad física en peligro tuvo que hacer dos tiros de advertencia al aire que lamentablemente impactaron en un particular”.

“Nosotros como institución no queremos que estas cosas ocurran pero fue producto del ataque que el funcionario tuvo que hacer uso de su arma de servicio sin ninguna intención de dañar a nadie”, señaló Rojas.

Gendarmería ha iniciado un sumario interno para investigar los hechos y que el Ministerio Público cuenta con todos los antecedentes del caso, dijo Rojas.

En tanto, Andrés Estrada, padre del joven, explicó que por ahora no piensa en tomar acciones legales y solo está preocupado por la salud de su hijo.

“En este momento, no estoy pensando en nada más que en la recuperación de mi hijo. No puedo declarar nada más, porque no sé nada”, afirmó.

Estrada agregó que Ányelo permanece en pabellón de la Posta Central y que “estamos esperando, sólo nos queda rezar, que Dios lo acompañe y salga todo adelante”.