Esta mañana habló el ex hombre fuerte de La Moneda, Rodrigo Hinzpeter, donde dijo estar “frustrado” por el resultado del Caso Bombas e insistió en mantener en la línea de choque a su número dos Rodrigo Ubilla, a quien le tiró un cariñito por la forma en que ha manejado el polémico caso.

Entrevistado por Radio Agricultura, Hinzpeter manifestó que “toda esta responsabilidad la está asumiendo, a mi juicio muy bien, el subsecretario del Interior”.

“No es un problema de que el subsecretario, si tiene o no tiene capacidad de revisar cada detalle, porque el sistema no está previsto para eso. Está previsto para que opere una institucionalidad que supone que se vayan cumpliendo ciertos pasos, y en este proceso todos los pasos legales están cumplidos” según el otrora sheriff.

El amigo eterno de Sebastián Piñera se mostró enojado con el caso declarando que “mi predicamento es ser muy duro, estoy muy molesto con esta situación, no me queda cómodo ni me resulta grato. Me produce mucha indignación que en un proyecto tan importante para cuidar a nuestros jóvenes de la droga haya desalmados, frescos, sinvergüenzas que se hagan los pillos, los listos, que se manden correítos y que puedan creer que pueden defraudar al Fisco. Me produce mucha indignación”

A pesar de lo anterior, Hinzpeter enfatizó en que “no se ha pagado ningún peso” por las licitaciones”

Caso Bombas

Como “frustrante”, calificó el titular de Interior la decisión de la justicia de cerrar el Caso Bombas sin encontrar culpables.

El abogado explicó que “en lo ciudadano uno cree interpretar una frustración: a la gente no le gusta y le da temor que se coloquen bombas (…) desde una dimensión particularmente ciudadana o de sociedad siento que es frustrante”.

En la misma línea Hinzpeter criticó la decisión judicial pero al mismo tiempo le puso paños fríos para no generar más conflictos entre el Ejecutivo y el Poder Judicial.

“No podemos rebelarnos ni enfadarnos más de lo apropiado, ni corresponde, cuando un fallo absuelve aunque las convicciones del Ministerio Público hayan sido distintas” sostuvo el jefe de gabinete.

El secretario se mandó un cariñito a la justicia después de decir que lo gustó la decisión: “de modo tal que en lo institucional hay que llamar a un respeto por lo que actúa y obra nuestro Poder Judicial, particularmente en este caso una instancia tan alta como la Corte Suprema”

Según Hinzpeter “No se pudo “conocer quién se siente en el derecho de colocar y detonar bombas” entonces “uno puede colegir en una conclusión bastante simple que ha habido un traspié”.

“En lo global efectivamente aquí se puede decir que han quedado expectativas con un abismo de insatisfacción y que vamos a tener que buscar reformas que permitan y que ayuden a que el sistema procesal esté entregando más garantías a los chilenos” asociando el tema a “la reforma de la reforma” anunciada por Piñera.

“Creo que cuando los sistemas procesales penales empiezan a generar ante la ciudadanía dudas de si están efectivamente haciendo justicia, esto no se puede mirar solamente desde la perspectiva académica. Muchos abogados inspirados en una visión garantista dicen que hay reformas que contrariarían esa inspiración de nuestro sistema, que es definitivamente garantista. Las visiones académicas tienen que incorporarse a los procesos de discusión política, pero también los procesos de discusión política tienen que incorporar los elementos de paz social” agregó Hinzpeter

Nunca hubo “demasiadas esperanzas en que este juicio fuera anulado” reconoció el ministro, aludiendo a la última patita del juicio, que con la decisión de no aceptar los recursos de anulación, por parte de la justicia, acabó definitivamente.

“Este es un juicio que ha quedado cerrado. Para la sociedad y para mí como ministro del Interior nos hubiera gustado que pudiéramos saber quiénes están detrás de la colocación de bombas, pero la Corte Suprema tiene la última palabra y yo tengo que entender que eso se acata y punto” sentenció Hinzpeter.