El día que la Fiscalía Oriente dejó libre al otro médico falso de la U. del Mar

El 2 de octubre pasado el fiscal jefe de Las Condes, José Veizaga, ofreció una suspensión por un año de la causa levantada por HELP contra el falso doctor y profesor de la Universidad del Mar, Héctor Letelier Pantoja, con la única condición de no volver a ejercer como médico y fijar domicilio. En su currículum, la ex pareja de Tania González, decía haber trabajado en el Hospital de Curacaví, en un consultorio de Pudahuel, haber hecho transfusiones de sangre a enfermos de cáncer y ser Director Médico de una clínica entre 1986 y 1996. Nada de eso se investigó y ante la denuncia de los alumnos de la U. del Mar, la jueza del Noveno Tribunal de Garantía resolvió dejarlo sólo con arresto domiciliario. Hoy la Corte de Apelaciones revisará el caso.


No ejerza más como médico y volveremos a ver su causa el próximo año. Esa es la sanción que se llevó Héctor Letelier Pantoja, la ex pareja de Tania González que también se hizo pasar como médico por lo menos por cuatro años y medio, el 2 de octubre pasado, tras ser formalizado por ejercicio ilegal de la profesión por la Fiscalía Local de Las Condes.

Una salida alternativa que se ofreció después de una denuncia de HELP, la empresa donde Letelier trabajó como “médico de urgencia” desde mayo de 2008 hasta el 4 de agosto de 2012, que demoró tres días en ser investigada por la Fiscalía Oriente antes de pedir una audiencia de formalización.

Esto, a pesar de que Letelier habría atendido a más de 7 mil personas durante sus años en HELP y supuestamente trabajado como médico en el Hospital de Curacaví y de Carabineros, en un consultorio de Pudahuel, como transfusor domiciliario a enfermos de cáncer en diferentes clínicas de Santiago, hacer clases en las facultades de salud de la Universidad Andrés Bello y U. del Mar y ser sindicado por la propia Tania González como el responsable de conseguirle los títulos falsos de médico cirujano, enfermera y profesora.

Médico “de urgencia”

El caso de Héctor Letelier Pantoja comenzó el 14 de agosto pasado, cuando HELP S.A. presentó una denuncia en su contra por eventual ejercicio ilegal de la profesión. Según esos antecedentes, tras un proceso de calidad interno de la empresa, llevado a cabo en julio de 2012, se revisó que todos los médicos del staff estuvieran acreditados como prestadores individuales ante la Superintendencia de Salud.

Letelier, según HELP, no entregó nunca los antecedentes durante ese proceso hasta que, el 4 de agosto pasado –dos días después de presentada la querella en contra de Tania González Correa por las alumnas de la Universidad del Mar- les anuncio que se iba sin causa justificada.

Según la empresa, a esa altura ya habían hecho contactos con la Universidad de Chile para verificar la autenticidad del título presentado por Letelier en 2008, año en el que ingresó a la empresa. La respuesta llegó ese mismo 14 de agosto, vía correo electrónico desde la U. De Chile constatando que el aludido sólo tenía un título de Tecnólogo Médico con mención en Laboratorio Clínico, Banco de Sangre y Hematología del 1 de junio de 1984.

Con esos antecedentes, la fiscalía liderada por José Veizaga recibió la denuncia de HELP junto a algunos documentos: la copia del curriculum vitae entregado por Letelier Pantoja al ser incorporado en HELP; una copia del certificado de título con el que acreditaba su calidad de médico cirujano de la Universidad de Chile; una copia de la renuncia al cargo de “medico de urgencia”; y el correo electrónico donde se confirmaba que sólo era Tecnólogo Médico de la U. De Chile.

Tres días después de ingresada la denuncia, el fiscal Veizaga, pidió fijar una audiencia de formalización para Letelier, la que fue confirmada el 20 de agosto para el 2 de octubre de 2012.

Ese día, sin más antecedentes y con Letelier reconociendo la autoría del delito de ejercicio ilegal de la profesión y aceptando las condiciones que el Ministerio Público le ofreció: una salida alternativa que consistía en no ejercer más como médico y atenerse a un trabajo, oficio u profesión acorde a su título universitario, además de fijar domicilio.

Todo esto, dice el abogado que representa a los alumnos querellados por estafa de la Universidad del Mar, Mauricio Daza, sin indagar en los trabajos acreditados en el curriculum por Letelier, entre los que se contaba el Hospital de Curacaví, diversas clínicas y la docencia en facultades de salud de la Universidad Andrés Bello y U. del Mar.

En ese currículum Letelier asegura incluso que ejerció como Director Médico de la Clínica Victoria Rousseau desde 1986 hasta 1996. Un dato que ni en HELP al momento de contratarlo ni en la fiscalía de Las Condes, al recibir la denuncia, fue corroborado.

El otro médico falso

“Resulta lamentable la displicencia con que actuó el Fiscal Jefe de Las Condes, José Veizaga, quien no hizo ninguna diligencia investigativa en el caso de Héctor Letelier. Se limitó a recibir la denuncia de Help S.A., realizada después de que estalló públicamente el tema de los títulos falsificados de docentes de la Universidad del Mar, y a ofrecerle suspender su causa criminal bajo la insólita condición de que no siguiera ejerciendo ilegalmente como médico”, dice Daza.

Daza, quien representa a los alumnos en la querella contra Tania González -presentada dos días antes de la renuncia de Letelier a HELP- y de la ampliación de la misma el 24 de agosto de 2012 contra el propio Héctor Letelier Pantoja y otros cinco profesores del Área de Salud de la Universidad del Mar, saca a la palestra el caso de Tania González, donde la fiscalía de Maipú, se dio el tiempo de investigar donde ejerció ilegalmente como médico, además de la docencia en la casa de estudios.

Según el abogado, el fiscal jefe de Maipú, Tufit Bufadel, investigó el origen de los títulos falsificados, identificando a Héctor Letelier como proveedor de los certificados de título falsos que usaba González, además de indagar sobre las atenciones que realizaron en el Hospital de Curacaví, el Hospital de Cabineros, el SAPU de Maipú, y en la Fundación Las Rosas, entre otros delitos graves.

“De hecho hoy la Fiscalía de Maipú esta indagando sobre la responsabilidad de Tania González en la muerte de a lo menos 26 personas que ella trató, lo que no hizo la Fiscalía de Las Condes en relación a Héctor Letelier, a pesar que atendió a más de 7.000 personas en contexto de urgencia en calidad de médico, sin serlo”, agrega.

En efecto, entre los antecedentes que se presentaron el pasado viernes 18 de enero en el Noveno Tribunal de Garantía se expuso un informe con el que acreditaron la falsificación de los títulos de Tania González y Letelier, los que se elaboraron a partir de otros dos certificados de títulos emanados por la Universidad de Chile y del mismo título de Tecnólogo Médico de Letelier.

Además, el fiscal Bufadel detalló que el acusado aseguraba a sus empleadores haber obtenido un promedio de 5,7, distinción máxima en la Universidad de Chile y que ostentaba la falsa profesión en su carnet de identidad, el que renovó desde la suspensión que le otorgó la fiscalía de Las Condes.

Sin embargo, la jueza María Inés Hernández Cáceres, del 9º Juzgado de Garantía de Santiago resolvió dejarlo sólo con arresto domiciliario nocturno, a pesar de ser imputado nuevamente por ejercicio ilegal de la profesión y además por falsificación de instrumento público, infracción a la ley de drogas y su coautoría en los delitos que se le impugnan a Tania González.

Hernández acreditó la causa anterior y justificó su decisión hablándole a los estudiantes de la Universidad del Mar presentes que no podían pretender “desquitarse” con Héctor Letelier por el cierre de esa casa de estudios. “Eso es excesivo, ya que nadie lo ha culpado por ese hecho, el cual no forma parte de la imputación que se le hace. Además dijo que no era un peligro para la sociedad, ya que él se había comprometido a no seguir ejerciendo como médico”, dice Daza.

Con todo, este lunes se expondrán los alegatos en la Sexta Sala de la Corte de Apelaciones, la misma que decretó la prisión preventiva para Tania González después que ésta última fuera sorprendida vulnerando su arresto domiciliario.

Comentarios