Vía ElPais.com

Hubo un grito de júbilo en la sala. “Yes!” El juez Desmond Nair, del Tribunal de la Magistratura de Pretoria, en Sudáfrica, ha decidido conceder la libertad bajo fianza a Oscar Pistorius, velocista olímpico y seis veces medallista paralímpico, acusado del asesinato premeditado de su novia, la modelo Reeva Steenkamp, el pasado 14 de febrero.

“La defensa ha fallado en demostrar que hay una debilidad en la versión de la fiscalía”, explicó el juez; “pero el caso de la fiscalía tampoco es tan fuerte y está tan bien atado como para que el acusado llegue a la conclusión de que debe huir y evitar el juicio”.

Ha sido una dura jornada para la fiscalía y la policía. El juez ha concedido la libertad bajo fianza a Pistorius porque entiende que el atleta está lo suficientemente enraizado en Sudáfrica, donde residen su familia y sus amigos, como para huir del país; y porque, pese a sus intentos, la acusación y sus testigos no han establecido solidamente que sea propenso a la violencia o que su puesta en libertad provocaría un estallido social. Ha sido una sorpresa, porque el juez tampoco estaba satisfecho con la versión del doble amputado.

El juez ha criticado duramente el trabajo del inspector Hilton Botha, que pudo contaminar la escena del crimen
“Me es difícil comprender que el acusado no supiera dónde estaba la fallecida o verificara quién estaba en el baño, o por qué la fallecida no gritó desde allí”, ha dicho mientras razonaba su decisión; “tampoco entiendo por qué el acusado se aventuró en el peligro, creyendo que había un intruso, en lugar de escapar; tengo dificultad para comprender por qué el acusado no preguntó quién había en el baño (…)”. “Las pruebas en este momento son circunstanciales, porque no hay más testigos oculares que el acusado, pero eso no me impide considerar este asunto desde el punto de vista de asesinato premeditado y mantener esa tipificación de cara al juicio”, ha continuado para luego criticar duramente el trabajo de Hilton Botha, el investigador principal del caso, apartado ahora tras descubrirse que tiene pendiente un juicio por siete presuntos intentos de homicidio: pudo contaminar la escena del crimen al no llevar la vestimenta adecuada (plásticos en sus zapatos), confundió productos dopantes con otros de herbolario, no comprobó los teléfonos de los implicados, dio crédito a testimonios que luego no se sostuvieron…

Antes, en la jornada del jueves, el fiscal Gerrie Nel volvió a oponerse a la libertad bajo fianza, incidiendo en el riesgo de fuga del velocista, así como en su “carácter violento”. El letrado de Pistorius, por su parte, argumentó que su cliente estaba dispuesto a entregar su pasaporte, que era imposible que abandonara el país de incógnito al ser un personaje conocido, y que sus mismas y famosas prótesis se lo impedirían, tan largo es el historial de las veces que han desatado las alarmas en todos los aeropuertos del mundo. Finalmente se impuso el punto de vista del abogado del atleta.