Via Cronica.com.ar

La modelo japonesa Vanilla Chamu se sometió a varias cirugías estéticas para borrar sus rasgos asiáticos y ser una chica occidental. Gastó más de 80 mil euros retoques en los ojos, aumento de busto, varias liposucciones y definió sus pómulos. Su próximo objetivo es un tratamiento para crecer.
La modelo japonesa Vanilla Chamu saltó a la fama gracias a un programa japonés en el que se contaba su transformación fotografía a fotografía, operación tras operación.

Ahora, tras 30 intervenciones y más de 80.000 euros gastados, esta joven oriental ha conseguido convertirse en una chica occidental, una auténtica muñeca francesa.

Para conseguirlo se ha operado los ojos, eliminando sus rasgos asiáticos, se ha aumentado el pecho, se ha sometido a varias liposucciones y ha definido sus pómulos.

El resultado es bien visible: una mujer con las medidas perfectas y de la que no queda ya nada de sus raíces japonesas, publicó telecinco.es