Wang Saen Suk es un jardín de Tailandia, ubicado en un monasterio budista. Se ha convertido en un destino turístico obligado, recibiendo a los visitantes con la frase “bienvenido al infierno” en la entrada. Muestra la tortura que sufrirán diferentes conductas en la tierra, como, por ejemplo, el hacer daño a la naturaleza.