“Nunca pensé que iba a ganar. Habían chicas hermosas, la Isidora Ferrer, la María Laura Gastaldy, la Castiblanco, la Jessica Parker que es estable en Diva’s Concert, la Katherine Mikeles que salió hace poco Miss APG de la Asociación Provincial Gay, un concurso que se hace en Talagante.

Todas quieren competir para Miss Fausto, también hay otros concursos como Miss Vallenar, Miss Blue Angel, Miss Nueva Cero o Miss San Antonio. Pero la corona que todas quieren tener en la cabeza es la de Miss Fausto. Hay algunos transformistas que sólo se dedican a participar en competencias de belleza. Te da una buena plataforma para tener más trabajo. Yo no, yo soy actor y me dedico a actuar.

Este año el jurado eran veintinueve gueones súper faranduleros. Estaba el Lolo Peña, la Catalina Pulido, la española Nidyan Fábregat. La banda me la entregó la Patricia Maldonado y la presidenta del jurado era la Javiera Contador. No sé qué atado hubo con la Pamela Díaz que estaba anunciada y nunca llegó. Después dijeron que estuvo esperando afuera y nadie la fue a buscar, yo no sé. También estuvo la Carolina de Moras que se fue al tiro. Todos fueron gratis, aunque nadie va por ir, todas van por algo. Por ejemplo una tetona, alta, que ahora está en el Mucho Gusto, la modelo esta… una alta, que le dicen la leona… ¡la Barrientos! Esa gueona como que ahora hace puros shows en discos gays. Yo no la conozco en persona, pero sé que ha ido a Diva’s y también ha ido al Divino. Les da la plataforma.

Soy como la anti reina. Salgo con mi pelo natural, yo no uso peluca. La única Miss Fausto que había ganado con pelo corto fue la Fernanda Braun. Hay mucha envidia, en el facebook me trataban de travesti pobre. Algunas llegaron con los medios vestidos a competir. Vestidos caros. Yo adapté un vestido que tenía de una obra de teatro, le puse un poco de tull y quedó la raja. Nunca pensé que iba a ganar y a todas se les cayó la prótesis cuando vieron que gané.

Fui un día al programa Los Méndez, de TVN, a postular al trabajo de nana que ofrecían. Fui como hombre, eso sí, no como Cristal. La cagué, debí haber ido como Cristal. Anduve como una hora en micro y caminé caleta para llegar. No quedé y pa’ más cagar no me pagaron ni uno. Los actores de la tele son siempre los mismos. Puro pituto.

Ahora estoy trabajando en Tercer Reich, una obra maravillosa, con la Compañía Pata Negra. Es una obra de Bertolt Brecht, muy panfletaria y callejera que cuenta una historia que ocurrió en el período de Hitler. Hemos estado en Santiago Joven, en el Teatro Municipal de Quinta Normal, en el Conar.

Llegué de Chillán sin saber nada. Vivía en una pieza con puros peruanos, en Santa Rosa con Copiapó, me acuerdo que pagaba sesenta lucas por la pieza, hasta que empecé a hacer shows, ya más grande. Estaba estudiando teatro y me presentaba en la fiestas de la escuela de teatro o de la casa okupa La Bicicleta, que queda ahí en Gran Avenida, ahí hay anarcos, panketas, gente de la calle, pero todos gays. Al principio bailaba gratis, hasta que la gente me empezó a conocer y a contactar para hacer shows pagados. Como Cristal Diamond tengo mucha onda con la gente, pero como José soy más retraído, me cuesta entrar en confianza.

Siento que aún hay mucho machismo e ignorancia en Chile. Todavía confunden al transformista con el travesti. Tengo amigos transformistas con hijos, familias, hogares. A veces me voy caminando a mi casa desde Fausto, como a las cuatro de la mañana y no me dan miedo de los nazis que han atacado a otros transformistas o travestis. Conozco a algunas colegas que andan en taxi para todos lados. El otro día fui a la marcha por Zamudio. Mucha represión policial, algo innecesario, si nunca se ha sabido de disturbios en la protestas gays.

Antes voté antes por la Bachelet. Yo voto en Chillán, la última vez lo hice por Bernucci, un alcalde pro gay”.