Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Poder

26 de Noviembre de 2013

Caso Curanipe: fiscal viaja Santiago e interroga peritos que revisaron autopsia falsificada tras atropello protagonizado por Martín Larraín

Ayer fue el turno del doctor Luis Ravanal, que representa a la familia Hernán Canales, quien falleció producto del impacto el 18 de septiembre. El testimonio fue prestado por el profesional ante el fiscal de Cauquenes Juan Pablo Pereira en dependencias del Ministerio Público Oriente. En tanto para hoy se espera la deposición de Vivian Bustos del SML cuyo informe publicado ayer por este diario, ya consta en la carpeta de investigación. En él acreditó que el primer análisis al cuerpo, hecho por el renunciado Mario Peña y Lillo, contiene conclusiones que no se ajustan a la verdad.

Por

El fiscal de Cauquenes Juan Pablo Pereira, que sustancia la investigación del atropello protagonizado por Martín Larraín Hurtado el 18 de septiembre, viajó en la más estricta reserva a Santiago, con el fin de interrogar a los peritos que revisaron la primera autopsia a la víctima, Hernán Canales, cuyas conclusiones fueron falsificadas por el doctor del Servicio Médico Legal (SML) Mario Peña y Lillo.


Para tomar las declaraciones, Pereira usó las dependencias de la Fiscalía de Ñuñoa, donde ayer indagó al perito de la familia de Canales, el legista Luis Ravanal. Este último, al ser consultado por The Clinic Online, confirmó la citación, aunque declinó referirse a los detalles de su testimonio.

Para hoy, en tanto, está citada la doctora Vivian Bustos, profesional del SML que ya envió su informe al fiscal del caso, donde acredita que el primer análisis al cuerpo de la víctimas contiene conclusiones que no se ajustan a la verdad. Este documento, cuyo contenido fue publicado ayer por este pasquín digital, establece, entre otros hechos, que el cerebro nunca fue abierto y que la aorta estaba en perfecto estado, contradiciendo el trabajo que nunca realizó Peña y Lillo, pero que consignó en el primer protocolo de autopsia. Este último profesional debió renunciar a fines del mes pasado y está bajo sumario, luego que trascendieran las primeras contradicciones de la pericia que realizó a horas del accidente.

Más aún

Aunque no está confirmado oficialmente, hoy debiera prestar también declaración Carmen Cerda, doctora ex SML, quien funge actualmente como perito externo de Martín Larraín Hurtado, contratada por el abogado de este último, Hugo Rivera.

Hay que recordar que Martín Larraín Hurtado, hijo del presidente de Renovación Nacional Carlos Larraín, atropelló y dio muerte a Hernán Canales la madrugada del 18 de septiembre pasado en la zona de Curanipe para luego darse a la fuga y evitar así la alcoholemia.

Por este hecho está formalizado por cuasidelito de homicidio, no avisar a la autoridad ni prestar ayuda a la víctima. En su primera declaración antes de la imputación aseguró que el 17 de septiembre, a eso de las 19.00 tomó unos ponches y después del accidente, unas piscolas, tal como publicó este medio.

En tanto, dos de sus acompañantes, Sebastián Edwards y Sofía Gaete, lo están por obstrucción a la investigación, ya que una hora después del accidente concurrieron a la comisaría cercana y le mintieron a carabineros. En la oportunidad indicaron que la responsable del atropello y muerte había sido una camioneta blanca doble cabina y no un jeep Toyota 4×4. Al respecto, Edwards declaró ante la fiscalía que cuenteó a los carabineros de la zona, para “proteger a Martín Larraín”.

El alcance de la diligencia no es menor, ya que al interrogar a los peritos, al fiscal le permitirá tener una versión directa de los especialistas, las que posteriormente podrá cruzar con los informes escritos que entreguen a la fiscalía.

La celeridad del fiscal también se cruza con la presentación que hizo recientemente al tribunal de garantía de Chanco, donde solicitó más plazo para investigar, ya que desde el inicio de la indagatoria se han abierto varias aristas que complejizaron el caso. Y no sólo la autopsia, sino también las llamadas telefónicas a minutos después del accidente de Gaete a Martín Larraín Hurtado cuya duración contradicen las declaración que este último prestó al Ministerio Público. (link)

Sucede que la joven llamó en tres oportunidades a emergencias. Las dos primeras a minutos del atropello, que hasta ahora se fija a las 05.45. Después de cada contacto llamó de inmediato a Larraín Hurtado. Este último en su segunda declaración a la fiscalía aseguró que se quedó con Canales en el sitio del accidente al menos 25 minutos. Es decir, si las llamadas de Gaete fueron posteriores a las 05.45, todo indica que el accidente ocurrió antes de esa hora.

Este último hecho es relevante para la fiscalía como también para el abogado querellante Gonzalo Bulnes y para la defensa de Martín Larraín, Hugo Rivera. Sucede que Bulnes ha sostenido que su cliente pudo sobrevivir con la ayuda médica oportuna, pero que la demora de los formalizados en requerir ayuda derivó en el fallecimiento.

Por esta razón el último informe pendiente del SML podría ser clave para el destino procesal de Martín Larraín Hurtado. Se trata de una pericia para determinar si la herida “raquimedular torácica”, tuvo el carácter de “vital” para Canales.

Si este análisis revela que la víctima pudo sobrevivir con atención especializada, la situación procesal de Larraín Hurtado podría cambiar radicalmente, ya que arriesga la formalización por el delito de “homicidio involuntario”.

Lea todo sobre el caso de Martín Larraín Hurtado

Notas relacionadas