El bloqueo de cédulas de identidad de apenas dos días o la elaboración de pasaportes para recién nacidos que pueden ser pedidos por cualquier persona porque el software no detecta si las huellas dactilares del solicitante corresponden o no a la de sus padres, son solo dos de las 140 fallas reportadas en estos tres meses de funcionamiento del nuevo software del Registro Civil.

Así lo revelan los informes de funcionamiento de sistema entregado desde las oficinas regionales del Registro, luego de la denuncia realizada por The Clinic Online de los problemas en la fabricación y entrega de cédulas y pasaportes.

El informe, enviado el pasado jueves 21 de noviembre a los directores regionales, señala que se han levantado 243 incidentes en total. De ellos, 140 incidentes fueron detectados en el software, de los cuales 31 siguen abiertos y 109 “han sido cerrados o solucionados”, según señala el documento.

A esos se suman 103 mejoras que se pidieron ingresar al software o hardware del sistema, que desde septiembre de este año opera la empresa francesa Morpho tras una cuestionada licitación, de los cuales 79 se encuentran abiertos y 24 han sido cerrados o solucionados.

De esta forma, los funcionarios han revelado que a la elaboración de cédulas con información errónea o la imposibilidad de ingresar signos o apóstrofes -no se puede ingresar el apellido O’Higgins- se suman el que no se pueda bloquear un documento, por pérdida o robo, que haya sido elaborado durante los meses de junio, julio o agosto de este año porque no aparecen en la base de datos.

Todo esto, además de la pérdida de documentos y fallas que podrían ser causa de discriminación, como la repetición de capturas de documentos “para personas de piel oscura” que se deben repetir por la mala calidad de las fotografías o puestos que no facilitan la atención de personas con algún tipo de discapacidad, especialmente las que se trasladan en silla de ruedas.

Solución para abril de 2014

Ante las denuncias, el Registro Civil estableció un plan de solución de problemas que tiene como fecha tope para los incidentes detectados hasta ahora para el 31 de marzo de 2014, el mismo mes en el que debía inicialmente comenzar a operar el nuevo software, antes de ser adelantado su ingreso por orden del gobierno.

Además, en el análisis de la marcha del nuevo sistema de identificación, los funcionarios enviaron informes a la dirección nacional del Registro donde explican que los usuarios no perciben mejoras en relación al sistema anterior, entre otras cosas “porque lo encuentran lento”. “No comprenden, no les interesa o no valoran adecuadamente las ventajas de los nuevos documentos de identificación, en cuanto a seguridad, por ejemplo”, dice el informe.

Anteriormente, el servicio reconoció que las marchas blancas del nuevo sistema se realizaron en menos de diez oficinas distintas para todos los productos que son entregados por el servicio (cédulas, pasaportes y salvoconductos) que se realizaron en un máximo de tres semanas, entre el 29 de julio y el 16 de agosto.

“Se debe considerar que en septiembre hubo un cambio de una gran plataforma tecnológica, y que en el primer tiempo de funcionamiento al 100% en octubre, se detectó la necesidad de actualización del software y de mejoras en las aplicaciones, algunas de las cuales ya están superadas y en otras se está trabajando para superarlas”, dijeron en esa oportunidad.

Ante esta denuncia, la ONG Activa anunció que presentara una querella para que el Ministerio Público investigue si la empresa que se adjudicó la licitación tenía las capacidades y competencias mínimas para hacerse cargo de un proceso de tal envergadura y si se cumplieron a cabalidad todos las exigencias contenidas en el contrato suscrito con el gobierno.

A la par, Contraloría decidió adelantar una auditoría presupuestada para diciembre de este año en el Servicio de Registro Civil e Identificación después de las denuncias de fallas en el software. De hecho, esta semana ya se han presentado en distintas oficinas del servicio encargados para recopilar antecedentes sobre el funcionamiento del nuevo sistema.

Este es un extracto de la lista de las fallas que se han reportado en el nuevo sistema:

– Intermitencias y/o caídas del Sistema.
– Mal o nulo funcionamiento de la Mesa de Ayuda. En este punto, los funcionarios dicen que pasan toda o media mañana intentando comunicarse para luego dejar el número grabado para que devuelvan las llamadas, algo que no ocurre. Además, se entrega orientación inadecuada, dan respuestas erróneas o con “descriterio”.
Tiempos de respuesta o visitas de técnicos a las oficinas demoran más de un día.
Pérdida de información de capturas (usuarios con hasta 2 recapturas).
– Demora con la cédula de extranjeros.
Pérdida de documentos.
– Cédulas capturadas con el kit de papel que aún no llegan a las oficinas. Los funcionarios reportan no querer seguir atendiendo por esa vía por desconfianza con el sistema.
– Capturas de pasaportes de 32 páginas que se asumían de 64 hojas.
– Dificultades en el registro de correo electrónico.
– No se cuenta con módulo de datos estadísticos para saber, por ejemplo, de los formularios de Chile Solidario.
– No se conoce el módulo de consulta y tampoco las razones para que el sistema rechace documentos.
– La oficina de atención a terreno no puede activar documentos. Este problema origina complicaciones, por ejemplo, en las unidades penales de Gendarmería.
Aplicación de consulta desactualizada o con información equívoca. En este caso, se informa el rechazo de un documento cuando está fabricado y listo para la entrega en oficinas. Además, no se puede ver por qué fue rechazado.
– Las “maletas” (equipos portátiles para la captura e ingreso de solicitudes al sistema) no son mejor solución que las de Sonda, antiguo concesionario. Traen mucho cable, les falta luz, pero paradójicamente tiene un mejor escáner que lo de los puestos en las oficinas.
– El trabajo fuera de línea, con el sistema caído, obliga a tomar el decadactilar (ficha de impresiones digitales) completa. Esta situación se hace habitual en algunas oficinas, donde derechamente no tienen internet.
– Problemas con la entrega de o activación de documentos que se hacen manualmente a través de la aplicación “gestión de documentos”.
– La segunda pantalla del puesto de captura no representa utilidad ni para el usuario ni para los funcionarios, además de que la información revelado o no es completa o es equívoca.
– El escáner no puede ser desmontado, se descalibra con mucha facilidad y no facilita su uso en la actual posición que se encuentra.
– El escáner no resulta más rápido que el entintado (método antiguo) en las primeras filiaciones.
– Los paneles de atención no están completamente atornillados y representan problemas para los usuarios.
El nuevo puesto no facilita la atención a personas con algún tipo de discapacidad, especialmente las que se trasladan en silla de ruedas.
– Los puestos entrega tienen problemas de configuración, proceso más lento de lo habitual desde la activación del chip. Éste se activa recién a partir del día siguiente.
– Existen equipos que aún no se habilitan de manera completa.
Chilenos nacidos en el extranjero que figuran en el Sistema como extranjeros.
– Algunos usuarios aparecen con el rostro cortado. Si bien la medida cumple con la norma internacional ICAO, a veces corta en la frente a los recurrentes.
– El sistema no permite realizar trámite con la firma electrónica.
Donante de órganos: aún figura la aplicación que ya no corresponde, tras la aprobación de la nueva ley que establece que todos son donantes.
– Documentos rechazados por los usuarios que en el sistema figuran aún con la solicitud en curso. Eso no permite realizar nuevas capturas. Actualmente demora 3 días en rechazar la solicitud para hacer nueva captura.
El sistema de Chile Solidario no está funcionando al 100%
– Reenvíos de documentos que pasan por la oficina central y no desde una oficina a otra.
– Respecto a los pasaportes de menores de edad, el sistema no permite que pase a producción con la firma de uno de los padres y queda a la espera de que el Oficial Civil autorice la condición especial. En el sistema antiguo, el proceso se completaba con la firma del otro padre al momento de la entrega.
Existencia de oficios en el sistema que no se han recibido físicamente.
– Solicitudes de documentos que el sistema arroja que no existen, pero que al ingresar una recaptura aparecen con una solicitud.
Los funcionarios u oficiales no tienen acceso a eliminar una solicitud o a poder volver atrás en pasos al momento de la captura, por ejemplo, cambiar el lugar de retiro de la cédula.
– En oficinas sin puestos independientes de entrega de documentos se ven obligados a cambiar la aplicación del software según la solicitud del usuario. Esto origina problemas en el escáner con las huellas cuando se solicita información al mismo dispositivo, lo que bloquea el sistema o provoca demoras de cinco minutos, en promedio.
Problemas con cédulas rechazadas por los usuarios al momento de recibirlas, por falta de firma, fotografía o falta de profesión en el documento. Al solicitar una reimpresión el documento llega con la misma falla. Las capturas se han tenido que realizar hasta en cuatro intentos.
– Oficinas con problemas de conectividad a través de antenas CTR.
– Problemas constantes con los dispositivos periféricos con fallas en los códigos de barra y los escáners dactilares. – En algunos casos, las pistolas ni siquiera funcionan.
– Las actualizaciones del sistema hacen fallar los gestores de fila, lo que impide medir el tiempo de espera de los usuarios.
– Excesiva demora en la tramitación de primeras filiaciones, cédulas para extranjeros y adultos mayores.
El bloqueo de cédulas aún no puede ser total y por el momento es sólo parcial, por dos días. Peor aún, las capturas realizadas en los meses de junio, julio y agosto no figuran en la base de datos, lo que impide bloquear el documento ese caso.
– La entrega de documentos en oficinas distintas a la de la captura arroja errores como cambios de oficinas o llega de vuelta a la oficina de origen de la captura.
Las claves de acceso deben ser personales e intransferibles, pero hoy son vulneradas porque es la cédula de identidad del funcionario. Cualquier persona puede ingresar y hacer transacciones con la clave de otro.
– En casos de recién nacidos o personas de edad pide tomar todas las huellas, lo que genera demora en la atención. En el sistema anterior, se ingresaban solo dos dedos y se completaba luego de los seis años.
– Chile Solidario para extranjeros no funciona.
No funciona el sistema match on card (verificación de identidad mediante impresiones dactilares de dedos)
No existe plan de contigencia para reacción ante algunas ocasiones especiales.
– Pasaportes de recién nacidos que no se permiten con fotografías movidas o con ojos cerrados, lo que obliga a repetir varias veces la captura
Pasaporte para personas de piel oscura que se deben repetir por la mala calidad de las capturas.
– La “condición especial” no está funcionando, por ejemplo, en caso de papas fallecidos o madres solteras. Actualmente el problema es solucionado por gestión ya que no aparece en la condición especial de entrega.
Números de serie de cédulas -en la parte posterior de las nuevos carnets- que se repiten o no aparecen en el sistema.
– Duplicidad de huellas dactilares y entrega de “candidatos” para la elaboración de nuevos documentos que no corresponden.
– Jefes de oficinas no pueden eliminar solicitudes con errores o que se quedan en los locales.
– Pistolas de entrega, que chequean los códigos de los pasaportes, fallan al poco tiempo de uso.
Al sacar pasaportes o cédula para un hijo, el sistema hoy no distingue la huella de los padres. Se puede poner la huella de cualquier persona y el sistema no verifica si es padre o madre.
– Para chilenos que viven fuera del país y no han sacado documentos en Chile, aún teniendo cédula se debe hacer captura fuera de línea porque el sistema no trae los datos del usuario. Después de eso, hay que reportarlo al Nivel Central para procesar la solicitud.
– Dificultad para realizar primera filiación a extranjeros.
– Inconvenientes para imprimir comprobantes de solicitudes.
– Incompatibilidad entre gestor de filas “Total Pack” con nuevo sistema de identificación.
– Problemas de conexión con oficinas con ADSL.
– Oficios enviados con documentos faltantes o que llegan a otro destino.
– Caída constante del escáner lector de huella y lector unidactilar.
– Demora para agregar claves de usuarios.
– Falta de luz en las estaciones de captura y maletas de atención a terreno, lo que genera un rechazo constante de fotografías.
No existe aplicación para emitir el informe mensual regional para enviar información de atenciones realizadas por Chile Solidario.
– Dificultades en página web para que los usuarios revisen el estado de su solicitud.
– Imposibilidad para realizar bloqueo a través de internet y obtener certificados de bloqueos.
– Activación de clave única en la web con problemas.