Cerca de este mediodía el Servicio Médico Legal de Los Ángeles, Región del Biobío, entregó el cuerpo de Nicolasa Quintraman a sus familiares, tras realizar la autopsia de rigor a la dirigente pehuenche que fue encontrada muerta el martes en el embalse artificial del lago Ralco.

Se espera que el ataúd sea trasladado a la comunidad de Ralco Lepoy, en la comuna de Alto Biobío, donde vivía la comunera, para realizar sus funerales y posterior entierro.

En tanto, en Santiago, diversas organizaciones, entre ellas Meli Wixan Mapu, convocaron para las 19:30 horas de este miércoles a una manifestación en recuerdo de la histórica dirigente pehuenche en el “cerro Huelén” de la capital.

Según los primeros indicios entregados por Carabineros a la Fiscalía de Los Ángeles no existirían elementos que hagan pensar en la participación de terceros en la muerte de Nicolasa Quintreman y las causas de su deceso apuntarían a un accidente.

El fiscal a cargo de la investigación, Carlos Díaz, se encuentra ahora a la espera del informe de la autopsia, el que debería ser entregado en los próximos días.

La concejal de Alto Biobío, Carmen Ruiz, junto con confirmar el duelo comunal decretado por la municipalidad, señaló que “con toda seguridad la familia va a velarla y enterrarla en Ralco Lepoy”, tomando en cuenta la distancia entre la comunidad y el centro del municipio, que hacen difíciles los desplazamientos.

Nicolasa Quintreman junto a su hermana Berta lideraron en los años ’90 la lucha contra el proyecto hidroeléctrico Ralco de la empresa Endesa, que finalmente anegó gran parte del Alto Biobío y obligó el desplazamiento de las familias pehuenches que habitaban la zona, incluyendo el cementerio indígena. Berta lamentó esta jornada la muerte de su compañera de luchas: “Mi hermana me dejó sola”, dijo apenada a la prensa, mientras dirigentes pehuenches invitaban a despedir a la “ñaña”.