Jasha Lottin (21) y su amigo John Frost, ambos estadounidenses, compraron un caballo sólo para luego pegarle un balazo en su cabeza, vaciarlo de alguno de sus órganos y sacarse fotos entre medio del dantesco escenario.

Lottin se sorprendió de la polémica que se generó a raíz de las fotos, que fueron publicadas por la joven en su cuenta de Facebook. “No había nada de religioso en lo que hizo y no entiende la repercusión que ha tenido”.

En este link puedes ver las fotografías, pero atenti, porque son de crueldad extrema.