Las Pussy Riot, que ya estuvieron presas por una performance en la Catedral de Cristo Salvador de Moscú, fueron golpeadas con látigos por un grupo de militares cosacos cuando intentaban realizar una de sus actuaciones en Sochi, donde se realizan los Juegos Olímpicos de Invierno.

La banda, compuesta en su totalidad por mujeres, intentaron montar su show en la calle vestidas con sus clásicos pasamontañas de colores, pero les fue imposible. En el video se ve cómo los militares les arrojan gas lacrimógeno en sus rostros y las maltratan.